Jessika Becerra
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El avión presidencial hizo su último vuelo, pero queda un hangar que costó 875 millones de pesos.
La aeronave partió a las 11:00 horas del AICM al aeropuerto de logística del sur de California en el condado de San Bernardino para iniciar su proceso de venta.
El hangar presidencial donde se guardó hasta ayer este avión fue construido exprofeso para ello por una filial de Grupo Higa. Hasta anoche no se había dado a conocer cuál sería el uso que se le dará a este hangar.
Para el proceso de venta, la Administración federal será auxiliada por la oficina de la ONU que colabora con los gobiernos para mejorar la transparencia en la gestión pública, dijo Jorge Mendoza, director de Banobras y de Sociedad Hipotecaria Federal, en una rueda de prensa de 7 minutos, en la que no permitieron preguntas de los periodistas.
Agregó que Banobras ha iniciado un análisis para definir el mecanismo ideal para la enajenación del Boeing 787-8, adquirido en noviembre de 2012.