Después de que los Pittsburgh Steelers cortaran al apoyador externo James Harrison la semana pasada para darle espacio en el roster a Marcus Gilbert de la línea ofensiva que estaba suspendido por la liga, el defensivo decidió probar suerte con otro equipo, ni más ni menos que con el que parece ser el rival directo de Pittsburgh esta temporada por el boleto al Super Bowl, los New England Patriots.

Para muchos es una jugada como las que suele hacer Bill Belichick, que podría saber ahora el plan de juego de Pittsburgh con su nueva contratación, el libro de jugadas de Pittsburgh podría ser platicado por Harrison para tener mayores ventajas en un hipotético choque entre ambas escuadras, lo que es cierto es que nadie venía venir esta noticia, una sorpresa más que tenían los Pats guardada. No quieren dar ningún tipo de ventajas sobre los demás contendientes en la lucha de la conferencia americana y Harrison es un veterano que aún tiene algo que dar en la NFL.

El linebacker es el líder en capturas en toda la historia de los Steelers con 80.5 capturas, es un histórico en Pittsburgh y muchos aficionados al acero han mostrado su enojo o tristeza con el cambio de equipo de James Harrison pues se considera como traición irse al mayor rival en este momento de la campaña. Veremos si se da en las próximas semanas un duelo entre Harrison y Pittsburgh que levantaría el morbo en toda la liga por el enfrentamiento.

¡Participa con tu opinión!