Un secreto a voces se hizo oficial la tarde de ayer cuando el corredor Le’Veon Bell no se reportó con el equipo antes de las cuatro de la tarde con lo que se vuelve inelegible para jugar con los Pittsburgh Steelers durante este año y posiblemente no vuelva a vestir el jersey amarillo y negro ya que para el próximo año será agente libre y puede negociar con cualquier equipo que esté dispuesto a pagar la cantidad que Bell demanda por su talento detrás de la línea de scrimmage. Bell rechazó jugar con la etiqueta de jugador franquicia y perdió 14.5 millones de dólares al no presentarse el día de ayer con el equipo a pesar de que en diversas ocasiones se le vio en la ciudad, eligió no presentarse con el equipo al cual llegó a la NFL hace algunos años.
El dueño del equipo Art Rooney II había declarado la semana pasada su entusiasmo porque Bell se presentara para firmar su contrato ya que lo consideran parte del equipo, pero el corredor fiel a su manera de pensar decidió no presentarse y perder la oportunidad de jugar por lo que resta de la temporada. Esto lo hace según él para mantenerse sano y en la agencia libre del 2019 conseguir un buen contrato que lo haga asegurar su futuro dentro de la NFL. En este punto es algo irónico ya que, en el 2013, Bell publicó un mensaje a través de Twitter asegurando que “si eres capaz de sentarte un año sin jugar por cuidarte de una lesión, es que no amas el deporte”, que es justo lo que hace en este momento. Bell pretende un contrato que se asemeje a lo que le pagan a un QB de franquicia, que es algo poco probable que suceda.
Antes de la hora límite, Mike Tomlin salió a dar su ya tradicional conferencia de prensa de cara al partido que tendrán los Steelers el próximo domingo en contra de Jacksonville, al ser cuestionado por la prensa sobre la situación del corredor, Tomlin se mostró tajante al responder que no hablaría sobre personas que no se encuentran con el equipo, también argumentó que en cierto punto entiende la postura del jugador al ser un negocio el deporte, pero que se concentrará en los jugadores que tiene. Por último, cuando se le dijo si Bell no volvería a vestir los colores de Pittsburgh, solamente contestó “que así sea”.
Desde el 2013, Bell jugó 62 encuentros enfundado con el jersey de los Steelers y acumuló 5,336 yardas por tierra, 2,660 yardas por aire y un total de 42 anotaciones. Bell se destacó por su estilo paciente de esperar a que la línea ofensiva abriera los huecos para que él pasara tranquilamente teniendo un estilo único en la liga. Su velocidad, explosividad y versatilidad lo hicieron ser el mejor corredor de la liga, sin embargo, en los momentos importantes siempre salía lesionado en los juegos de postemporada, además de que sus problemas con sustancias ilegales lo alejaron de varios partidos. Así, la historia de Le’Veon Bell y los Steelers llega a su final, será hasta el verano del siguiente año cuando el corredor se siente a escuchar ofertas de los equipos que estén interesados en sus servicios luego de un año sin jugar.