MONTERREY.- Si alguien defendió con uñas y dientes a Gloria Trevi en el momento más oscuro de su vida, fue Gloria Ruiz, su mamá, quien dice que le tocó luchar contra la corrupción de dos países y la difamación mediática internacional.
Ayer, previo a la celebración del Día de Gracias en Estados Unidos, Ruiz, quien radica en Texas, agradece a Dios por la vida de sus hijos, de Trevi, por verla plena y feliz, pero también recuerda las pruebas difíciles que vencieron juntas.
Como mamá, luchó por la libertad de Trevi cuando ésta se vio privada de su libertad, acusada de rapto y corrupción de menores, pero reconoció que fue “infinitamente culpable” de algunas cosas.
A pregunta directa de “por qué se siente así”, Ruiz declaró que porque nunca le enseñó a su hija todo acerca de la vida. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)