Gracias a la oportuna intervención de policías estatales, se logró evitar que una familia originaria de la Ciudad de México fuera víctima de una extorsión telefónica.
Una mujer estaba hospedada en un hotel del norte de la ciudad, junto con sus tres pequeños hijos. Sin embargo, a sus familiares les hicieron creer que los tenían secuestrados y solicitaban la cantidad de 500 mil pesos por su liberación.
Al tener conocimiento de este hecho, policías estatales implementaron un operativo y lograron localizar ilesos a la mujer y a sus hijos sanos y salvos, sin que se hiciera pago alguno. Cabe destacar que las llamadas telefónicas provenían de los números 229-457-7545 y 331-708-7915.

¡Participa con tu opinión!