La Dirección de Reglamentos del Municipio de Aguascalientes realizó ocho mil seiscientas visitas de inspección a 232 establecimientos que laboraron con licencias para la venta de alcohol en una superficie de noventa hectáreas del perímetro ferial, de los cuales 91 fueron sancionados y 21 clausuras totales por faltas de permiso, fuera de horarios y venta de bebidas a menores de edad.

José de Jesús Aranda Ramírez, titular de esta dependencia, precisó que seis de las clausuras totales respondieron a menores de edad, a quienes se les autorizó el ingreso a los antros, restaurantes y bares limitados para personas que han cumplido los 18 años de edad.

En entrevista con El Heraldo, el funcionario precisó que cuatro de los seis casos relacionados con menores de edad tuvo que ver con que los establecimientos no revisaron la credencial de elector de los jóvenes y que aún no han cumplido la mayoría de edad. Y otros dos adicionalmente fueron encontrados consumiendo bebidas embriagantes.

Por cada adolescente encontrado dentro de un antro, bar o restaurante que no está autorizado a aceptar a menores de 18 años, se les aplican sanciones económicas considerables que ascienden hasta los 40 mil pesos. A un negocio se le detectó con dos menores, por lo que se le aplicó una multa por 80 mil pesos, cuyo establecimiento pagó de inmediato para seguir operando.

Aranda Ramírez mencionó que ningún establecimiento que operó dentro del perímetro ferial incurrió en reincidencia, lo que hubiera ameritado clausura total, sin posibilidad de volver a prestar servicio a la población visitante.

Otro de los aspectos en que se estuvo muy vigilante por parte de los cien elementos de la Dirección de Reglamentos fue la operación fuera de los horarios permitidos y en especial se mantuvo bajo la lupa a los antros, cantinas y restaurantes.

Aunque en lo general se supervisó que todos los negocios contaran con todos los permisos correspondientes, esto en coordinación con las diversas instancias gubernamentales. Hasta el momento se tiene el reporte que las estadísticas 2018 fueron similares a la edición 2017, indicó.

Para la Dirección de Reglamentos, el saldo es blanco pues no se registraron situaciones de gravedad, gracias a que se logró un control y regulación de los diferentes 232 establecimientos que requieren una licencia reglamentada y que fueron atendidos por ciento diez elementos, donde 40 de ellos laboraron de manera eventual.