El paso de unidades de carga de gran tonelaje acabó con al arco vial habilitado para vehículos ligeros al norte de la ciudad con motivo de las obras del distribuidor vial de la carretera 45 norte, reconoció Roberto Díaz Ruiz, presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga.
Asimismo, demandó a los conductores de tráileres locales y foráneos, respetar las rutas establecidas para ellos y no generar riesgos ni contratiempos en zonas que en este momento son de difícil circulación.
Aseguró que estas vías alternas han sido difundidas a nivel nacional precisamente para evitar contratiempos en el paso por la capital, donde todavía no se cuenta con un libramiento carretero así como para disminuir riesgos en la circulación conjunta con vehículos ligeros.
En ese sentido, puntualizó que las unidades de carga deben circular de Margaritas a San Antonio de los Horcones, tomar el camino a Jesús María, seguir por el libramiento hasta tercer anillo poniente, hasta entroncar con lo que hay del libramiento poniente para continuar por la carretera 45 sur.
Hacerlo así no genera problema alguno a las unidades que van de paso, ni mucho menos al tránsito vehicular local, sin embargo, los que desobedecieron o no se dieron por enterados de esta ruta alterna irrumpieron el arco vial para vehículos ligeros que, debido también a la intensidad de las lluvias, ya se acabó.
En ese sentido, dijo que quizá debió ser un camino mejor compactado en su superficie y tener una capa de asfalto más consistente, pero al final quedó prácticamente destruido en detrimento de la gran cantidad de autos que lo están usando para movilizarse en la zona.
Adicionalmente, el empresario del ramo confió en que apenas deje de llover y se seque la superficie será posible resolver la situación para el tránsito vehicular y desde luego impedir que el tráfico pesado tome esa vía.
Recalcó que la disposición debe cumplirse, pues la ruta asignada es lo mejor que puede ofrecerse a unidades de carga locales como a las que van de paso, en términos de tiempo y fluidez para cruzar la ciudad.
Por otro lado, cualquier vehículo de hasta 70 y 80 toneladas afecta la losa y genera riesgos que se agudizan con la pertinaz lluvia registrada en las últimas semanas sobre el estado y la región y que, según pronósticos, tiene posibilidades de continuar en las semanas que restan al mes.

¡Participa con tu opinión!