Mario Alberto Rivera Gaona
Agencia Reforma

Trump y Kim Jong-un se dieron la mano en un histórico encuentro en Singapur que busca mejorar la relación entre países tras 70 años de tensión.
Tras los altibajos de la convocatoria, su cancelación y reactivación, el Mandatario estadounidense se convirtió en el primer inquilino de la Casa Blanca en estrechar la mano de un líder de la familia Kim.
La reunión ha roto el aislamiento casi total que mantenía Corea del Norte con el mundo, aunque no despeja las dudas que rodean el proceso de desnuclearización en la Península.
Sin embargo, Estados Unidos ha optado por suavizar su tono de manera gradual que exigía una desarme completo, verificable e irreversible.

¡Participa con tu opinión!