Se suicidó “El Comandante Rojo” a su regreso de la audiencia en que fue vinculado a proceso por presunta participación en el delito de desaparición forzada de un pepenador, Jaime Tejeda Ponce acabó con su vida en las instalaciones del Centro de Readaptación Social de la capital.
Los hechos fueron confirmados por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, al cabo de una versión no oficial que corrió la tarde de este domingo respecto del atentado contra sí mismo.
En comunicado de prensa, la dependencia estatal explicó que tras la audiencia inicial del juicio en su contra, Tejeda Ponce volvió a las instalaciones del Cereso donde se realizó un registro del resultado de la audiencia en la que le dictaron prisión preventiva por al menos seis meses.
Estando en el área administrativa, solicitó autorización para usar el sanitario y ahí aprovechó los elementos a su alcance para atentar contra su vida; fue descubierto por el personal y llevado al Hospital Hidalgo, en donde se confirmó su fallecimiento, dando vista de los hechos al Ministerio Público para su investigación.
“El Comandante Rojo” fue detenido por elementos ministeriales el pasado martes 8 de enero, en cumplimiento de una orden de aprehensión girada en su contra por la autoridad jurisdiccional, ante indicios de su participación en la desaparición forzada de un pepenador.
Este domingo se desahogó la audiencia inicial encabezada por el juez de Control y Juicio Oral Penal, quien encontró elementos para determinar su probable participación en el delito de desaparición forzada de personas.
El resultado de la audiencia fue la determinación del juzgador de declarar la vinculación a proceso de “El Comandante Rojo”, decretando su permanencia en prisión como medida cautelar, por el termino referido.
Unos minutos más tarde y a su regreso a las instalaciones penitenciarias, Jaime Tejeda Ponce atentó contra su vida y el desenlace fatal fue confirmado posteriormente.