Se quedan las arcas vacías en El Llano

Ya casi se acaba el dinero en El Llano y todavía falta prácticamente un trimestre de actividades, pues en 156 comunidades de dicho municipio las necesidades y carencias son muchas y el presupuesto de 98 millones de pesos no ha dado para tanto, señaló el alcalde Ramiro Salas Pizaña.
Destacó que especialmente en materia de infraestructura, de salud y educativa, no se ha podido avanzar y la problemática es fuerte debido a que son servicios fundamentales para la población en general en cuanto a atención médica; además, hay un gran segmento de menores de edad que demandan aulas y formación académica.
En ese sentido, expuso que el presupuesto aprobado para el presente ejercicio fiscal es insuficiente y se teme que para el próximo año no se eleve de manera significativa ante la serie de advertencias que hay de antemano sobre recortes y austeridad, en atención a zonas damnificadas del país por los sismos y algunos desastres naturales y que están ahora clasificadas como de alta prioridad.
En entrevista, el edil de El Llano reconoció que la situación de esos puntos geográficos del país requiere toda la atención, no obstante, sitios que por décadas han padecido los estragos de la pobreza y siguen necesitados de apoyo para potenciar su desarrollo, no deben ser dejados de lado, pues las necesidades son muchas.
Señaló que los rubros señalados deben ser apoyados, si bien los servicios de drenaje y alcantarillado, así como de cobertura de luz eléctrica y obra pública de área común están cubiertos casi en 95%.
El porcentaje restante se localiza en comunidades que llevan años padeciendo alta marginación como son la Jesús Terán, Ojo de Agua de Crucitas y Loma del Refugio, entre otras, que definitivamente no ha sido posible atender en la dimensión que lo requieren.
Y es que su ubicación es dispersa y por lo tanto los esfuerzos que se hacen en esos puntos parecen “atomizados” y no resuelven de fondo las necesidades de s