Cuatro de cada diez mexicanos disponen de al menos una tarjeta bancaria, este producto financiero es uno de los más usados y su evolución es constante y prueba de ello es la nueva tarjeta sin contacto y que gradualmente se popularizará en este país, informó el subdelegado de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez.

A diferencia de las tarjetas bancarias con banda magnética o chip, las que son sin contacto utilizan un microprocesador inteligente que no sólo asegura la identidad del tarjetahabiente, sino que también realizan el cómputo de cifrado para proteger la comunicación con la terminal de punto de venta (TPV) y la red de procesamiento.

En México existen actualmente cuatro instituciones financieras (Banamex, BBVA Bancomer, Banorte y BanBajío) que ofrecen este tipo de servicio.

Explicó que estas tarjetas utilizan estándares basados en radiofrecuencia o NFC (Near Field Communications –Comunicaciones de Contacto Cercano), que permiten aceptar un pago con sólo aproximarla a la terminal de venta. El alcance de esta transmisión (NFC) es de cuatro centímetros, por lo que el lector debe colocarse a una proximidad inmediata a la tarjeta, que difícilmente podría hacerlo alguien que desea cometer un fraude.

Sin importar qué tarjeta bancaria se utilice, en general, todas requieren un PIN o clave para pagar con ellas o retirar efectivo de un cajero automático. El chip que contiene la tarjeta sin contacto se comunica con la TPV a través de una tecnología de comunicación inalámbrica de corto alcance y sólo un punto de venta genuino con una cuenta de banco auténtica puede interactuar con ella y proceder con la transacción.

Dado que los chips son prácticamente imposibles de manipular o de clonar, estas tarjetas son infinitamente menos vulnerables al fraude por falsificación que las tarjetas de banda magnética, apuntó Villanueva Chávez.

Con esta tecnología, la tarjeta puede ser física o descargada en el teléfono celular (smartphone) a través de la aplicación de la institución financiera o wallets, con las que ya se pueden realizar transacciones. La operación con el celular se realiza de la misma manera que con la tarjeta en físico, acercándolo a la TPV.

Esta actualización ha hecho que más bancos diseñen nuevos programas para brindar un mejor servicio a sus clientes y comercios afiliados, comentó finalmente.