Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las fuerzas de seguridad de Estados Unidos se sumaron al rechazo a la política de Donald Trump en la frontera.
En una carta conjunta, 45 jefes de Policía de todo el país, tanto republicanos como demócratas, instaron ayer a la Casa Blanca a encontrar alternativas a la detención de familias de inmigrantes.
La misiva pide al Presidente que considere otras posibilidades diferentes al encarcelamiento, como pedir a los padres que utilicen tobilleras con un Sistema de Posicionamiento Global (GPS) o que reciban chequeos telefónicos periódicos.
La diversidad geográfica y política de los firmantes es un reflejo del descontento por parte de las fuerzas de seguridad estadounidenses con la política de “tolerancia cero” en la frontera impuesta por la Administración Trump.
Aunque el Mandatario emitió la semana pasada una orden que puso fin a la separación de niños migrantes, medida que fue elogiada por los firmantes, las familias pueden seguir siendo detenidas juntas durante el plazo en que duren los procesos judiciales.
Según Art Acevedo, jefe de Policía de Houston, estos centros de internamiento familiar podrían radicalizar a los jóvenes, empujándolos a bandas callejeras u otros grupos.
“Lo último que necesitamos hacer es marginalizar y privar a los jóvenes de sus derechos”, dijo Acevedo, quien emigró a Estados Unidos desde Cuba siendo un niño.
“Puedes lograr el aspecto de seguridad y de monitoreo por una fracción del costo sin tener el impacto negativo en los niños”, agregó.