CDMX.- Cuando un artista conquista el mundo como lo hizo Luis Fonsi con “Despacito” es cuando más debe rodearse de gente confiable, para evitar un camino lleno de excesos.
Sin embargo, al boricua no le preocupan las tentaciones que pudiera haber en esta carrera, pues tiene clara su meta.
“Para mí no es difícil decirle que no a las tentaciones. Lo que haga o no haga responde a la manera en que me criaron, no porque sea un artista. Habla del tipo de persona que soy y con lo que me siento cómodo. Podría ser un guitarrista, un maquillista o un periodista y actuaría siempre de la misma forma correcta.
“Obviamente, al ser una figura pública tienes otro tipo de responsabilidades, pero gracias a Dios y a que tengo a mi padre y a mi madre siempre he mantenido mis prioridades y valores muy claros. Esa fue una base muy importante para mí, y por eso, cuando transito en esta carrera, ya no existe miedo por caer en cosas negativas”, dijo Fonsi anoche, en exclusiva.
Al cantante, de 40 años, le interesa compartir su visión con las nuevas generaciones y trabaja cada día para ser un ejemplo a seguir. Por eso hoy recibirá, en los Kids’ Choice Awards México 2018, el Premio Pro-Social por su compromiso filantrópico y su labor para inspirar a la juventud.
“Es algo a lo que siempre le he prestado mucha atención a lo largo de estos 20 años de carrera: llevar siempre una imagen positiva a la juventud, que es un público sumamente importante para mí”.
También predica con el ejemplo entre sus colegas, y si bien nunca pudo hablar al respecto con su amiga Demi Lovato, con quien grabó “Échame la Culpa”, la ve como una mujer muy fuerte y que saldrá airosa de su rehabilitación luego de haber sufrido una sobredosis.
“Nunca hablamos de ese tipo de temas incómodos, por eso me quedé sorprendido con la noticia. Los ratos que compartimos fueron sumamente inolvidables”. (Rodolfo G. Zubieta/Agencia Reforma)