Sale más barato a las grandes empresas pagar despachos de abogados o contar con departamentos jurídicos en su estructura para combatir el Derecho de Alumbrado Público (DAP), que cubrir el monto establecido en los recibos de la Comisión Federal de Electricidad por ese concepto.
De ahí que cada vez son más los bufetes especializados en dar ese servicio de asesoría y trámite jurídico en el estado, señaló el presidente de Canaco Aguascalientes, Rubén Berumen de la Cerda.
Recordó que ese cobro es inconstitucional, pues es obligación de la autoridad brindar el servicio de alumbrado público y no cobrarlo de la manera desproporcionada en que lo han hecho por años y a través de cálculos que dejan muchas dudas.
En entrevista, el líder del comercio organizado en el estado, lamentó sin embargo que no todos están en posibilidad de hacerlo, pues para los comerciantes en pequeño resulta un esfuerzo que no siempre tienen oportunidad de cubrir, pese a que en tribunales federales el DAP cae precisamente a falta de sustento jurídico.
Sin embargo, cada vez son más los que recurren a ese recurso para poder quitarlo de su gasto corriente, pues entre el alza a las tarifas por el fluido eléctrico y por consecuencia del DAP, las utilidades se ven mermadas.
De seguir con esa espiral alcista en el servicio fundamental que significa la luz eléctrica, “al rato muchos empresarios pequeños nos vamos a ver en la necesidad de ir bajando cortinas porque la situación se vuelve intolerable”, agregó.
En ese sentido, refirió que el trámite de juicios de amparo en contra del pago del DAP prospera en el Poder Judicial de la Federación, de tal manera que se ha avanzado en el combate de este cobro.
Consideró que la situación no está para cubrir cuotas impuestas que ni siquiera tendrían sustento y que equivalen a gastos altos para cualquier negocio, de tal manera que aquellos que se convencen y ven el beneficio de combatirlo, lo seguirán haciendo y de hecho cada día han sido y serán más.
Finalmente, Berumen de la Cerda reiteró que ha crecido también el número de despachos que se dedican precisamente a ese tema y cuyos arreglos con las empresas son más convenientes a éstas que seguir pagando esa cuota que difícilmente está debidamente retribuida con un buen servicio.