Se luce en Moscú

Fidel Orantes 
Agencia Reforma

CDMX.- Su estado de salud no era el óptimo, ya que los cambios de temperatura en Moscú le provocaron una gripe, pero la emoción de mostrar la música mexicana en otro país fue suficiente para que Edith Márquez cantara ayer en el pabellón “Una Probadita de México”, como parte del Mundial de Rusia 2018.
La técnica y los años de experiencia de la cantante fueron suficientes para que se parara sobre el escenario y alcanzara las notas de temas como “Volver Volver”, “Acá Entre Nos”, “Cielito Lindo” y “México Lindo y Querido”.
“Para mí fue algo muy especial y estoy encantada de poder cantar en este Mundial, en un evento internacional y donde hay personas de todo el mundo.
“Es una experiencia inolvidable y una responsabilidad grandísima como mexicana y cantante”, compartió la intérprete en entrevista telefónica desde Moscú.
Acompañada del Mariachi Los Caporales, Márquez entonó más de una decena de temas, incluidos un par de popurrís, ante un público de distintas nacionales.
Y ver gente de Colombia o España le reafirmó lo impactante que es la música vernácula nacional.
“Poder cantarla es algo que a mí, en lo personal como mexicana y como cantante de nuestra música regional, me llena de orgullo.
“El mundo está unido cada cuatro años por el futbol y es impresionante lo que se puede lograr a través de la música y de diferentes culturas y tradiciones. Ha valido mucho la pena haber estado aquí, en Rusia, cantando para tanta gente de todo el mundo”.
A miles de kilómetros de México, a horas de una jornada electoral y de que la Selección Mexicana se dispute su pase a cuartos de final, la cantante sostiene que lo que más valora del país es la unión, la hermandad y solidaridad que existe.
“Estemos donde estemos o pase lo que pase, como dicen ‘Como México no hay dos’ en todos los sentidos y aspectos.