A pesar del inicio de las fiestas de temporada y la proximidad de la cena de Noche Buena, el mercado de la carne está prácticamente paralizado al reportar caída de ventas hasta del 50% en comparación con el año pasado.

Así lo informó el presidente de la Asociación de Industriales de la Carne, Raúl González Reyes, al manifestar que los tablajeros tienen puesta su esperanza en este fin de semana que es de quincena y el próximo, cuando se celebrará la cena de Navidad.

Consideró que, dada la dinámica histórica de fin de años, otras temporadas han sido mucho más rentables, a grado tal que la demanda obliga incluso a elevar precios, situación que en este momento no se ha dado.

En ese sentido, dijo que los precios se mantienen estables con kilogramos de carne de res entre 130 y 140 pesos; de molida entre 100 y 125, dependiendo de la calidad, y la de cerdo se vende desde 70 y 80 pesos el kilo, en adelante.

El kilo de pierna que se utiliza para cocinar pozole y tamales se puede encontrar a ese precio, en tanto que el espinazo, que es muy propio para la comida caliente que exige este clima invernal, es posible comprarlo entre 50 y 60 pesos el kilogramo.

Es decir, el precio no ha sido la causa de que se esté consumiendo mucha menos carne entre la población, sino que la gente sí está padeciendo falta de dinero y una economía muy deprimida en lo general en todo el estado.

González Reyes expuso que desde el “Buen Fin” se percibe falta de dinero en la población, lo que ha llevado a la reflexión acerca de si la gente gastó mucho con la tarjeta y ahora está endeudada pagando abonos.

O bien, que en lo general la economía del estado no está ayudando a las familias y éstas se ven obligadas a modificar hábitos de alimentación para la temporada navideña, pues simple y sencillamente no hay demanda del alimento como en otros años.

Consideró que, para lo avanzado del mes, es seguro que este diciembre no será de auge para las carnicerías como lo ha sido en otros años, no obstante, la esperanza está cifrada en esta semana previa a la Navidad para la venta fuerte, así como un movimiento importante, aunque menor, entre la Navidad y la fiesta de Año Nuevo.