CDMX.- Más que separarse de los personajes reales que ya ha interpretado y que lo han encumbrado, el reto para Óscar Jaenada en la película Chaos Walking fue el inglés, pues el cineasta Doug Liman no se apegaba al libreto.
«Lo más duro fue el cambio de guion, porque al director le gusta mucho improvisar y, al ser en inglés, a nosotros nos cuesta más.
«Al improvisar en castellano no tengo ningún problema, en catalán tampoco, pero en inglés es más difícil y me puso mucho a prueba eso», explicó Jaenada, en entrevista.
La película está basada en una trilogía de novelas escritas por Patrick Ness y la historia se sitúa en un futuro donde no hay mujeres y todos pueden leer sus pensamientos entre sí.
Conocido por el papel de Luisito Rey en Luis Miguel La Serie, el actor barcelonés destacó que al ser su personaje extraído de la ficción tuvo que recurrir a elementos diferentes a los que usó en la serie Hernán o en la película Cantinflas.
«El maletín que el actor utiliza para cada personaje cambia mucho si es un personaje real o es uno de ficción. Tiene más creatividad uno y menos flexibilidad otro, pero el trabajo es intensivo para los dos.
«Me preparé leyendo la novela sobre todo, hablando mucho con el director y el director de arte, porque ellos tenían muy claro cómo querían contar esta historia. Luego estuvo el aspecto físico, con vestuario, maquillaje, para ir dibujando un poco», contó.
Aunque en el filme comparte créditos con Tom Holland, conocido por su papel de Spider-Man, quien sorprendió más a Jaenada durante el rodaje fue un mexicano.
«A Demian Bichir lo respeto muchísimo desde hace años. Tom Holland es un chavalín que empieza ahora, tiene muchas ganas y viene muy preparado, pero vamos, Demian es Demian», dijo el actor. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)