CDMX.- Los llamados para boicotear «Hombre al agua», la nueva película de Eugenio Derbez, no surtieron efecto y la cinta contabilizó en su día de estreno en México 1.8 millones de asistentes, de acuerdo con datos de la distribuidora Videocine.
La cifra es más del doble que la alcanzada en 2013 con «No se aceptan devoluciones», que al término de su corrida comercial registró 15.1 millones de boletos vendidos. Esa película es hasta ahora la película más vista en la historia del cine en México.
Este viernes en redes sociales comenzaron a circular mensajes para que la gente no fuera a ver «Hombre al agua», luego de que Eugenio comentara no saber por quién votar en las próximas elecciones federales.
En una entrevista dijo estar cansado de promesas e indicó desconocer si Andrés Manuel López Obrador era la mejor opción.
La alusión al candidato activó una iniciativa de boicot. “Si eres de los que quieren un cambio en México, no vayas este 10 de mayo al estreno de «Hombre al agua»”, se lee en un póster convocante. En la parte superior de otro se lee: “No creo que ver su película sea la mejor opción”. La cinta, remake de la ochentera «Overboard», lo pone como un mexicano millonario que pierde la memoria.
Más polémica. Este viernes también circuló en redes sociales, un fragmento de 24 segundos de una entrevista con Adela Micha en la que se ve a Eugenio Derbez que se dice sorprendido de que jóvenes le quieran cobrar por trabajar en sus redes sociales.
La declaración desató una ola de críticas precisamente en Internet, principalmente de jóvenes identificados con la generación millennial. La frase textual dice: “Les hablas a los jóvenes y les dices… no sé, te voy a inventar: ‘oye necesito a alguien que me lleve mis redes sociales y tú te ves chavo y le sabes a las cosas entonces quiero ver si te vas conmigo’; y (contestan) claro que sí, cuánto me pagan, ¡no lo puedo creer, me enoja!”.
La declaración, sin embargo, fue extraída de una entrevista concedida a Adela Micha, en donde el comediante es cuestionado sobre si los “chavos” quieren ahora inmediatez ya sea de dinero o fama.
“Así fueron educados, ellos quieren una recompensa inmediata. Hasta la fecha me pueden llamar para un trabajo y puedo discutir de todo, dedicar semanas, antes de decir ‘te cobro tanto’. Ese tema yo no lo toco”.
“Además te ponen condiciones y yo digo, no puede ser (risas), quieren trabajar desde su casa, ellos te ponen a ti las condiciones, no quieren ir a trabajar y te piden dinero por adelantado y quieren que se los pagues ya”. (EL UNIVERSAL)