Carlos Alberto Domínguez Reyes, endocrinólogo del Hospital Hidalgo, indicó que clínicamente un problema que enfrenta México es el bajo porcentaje de personas con diabetes controlada de manera adecuada, cifra que diversos estudios estiman en un 20%, y obedece en parte al reducido uso de la insulina. Por ello, ideó un nuevo esquema para que los pacientes se la suministren.

Este algoritmo ayuda a que el paciente se suministre dosis diferenciadas y más espaciadas, ello con el objetivo de lograr el mismo control, pero con menos recursos; añadió que los resultados, en una primera etapa experimental, fueron favorables en los 79 individuos que se atendieron por un periodo de tres meses.

Domínguez Reyes afirmó: “las personas al 100% se adhirieron a la propuesta, fueron capaces durante tres meses de mantenerse en ese esquema. Se redujo 48% el costo y el 50%, en un lapso de tres meses, logró la meta que se establece para personas con diabetes, que es menos del 7% de una medición que se llama hemoglobina glicosilada en la sangre, y en México el 80% de las personas están fuera de ese nivel”.

Destacó que dentro de la primera fase también se procuró analizar si con el algoritmo desarrollado resultaba factible que con médicos sin experiencia en el uso de insulina, las personas que se inyectarían esta hormona en su casa estarían en posibilidades de seguir las instrucciones de manera adecuada y no verse en la necesidad de acudir o hablar cada semana con el doctor para preguntarle acerca de la dosis que se debería de suministrar. Se comprobó que es factible, por lo que sería viable capacitar a pacientes en el uso de esta guía.

Por último, el endocrinólogo del Hospital Hidalgo recordó que toda persona diabética que no se encuentre bien controlada con pastillas, requiere aplicarse dosis de insulina basal, para este tratamiento se tiene que medir la glucosa diariamente, sacar un promedio de sus niveles y cada tercer día ajustar la cantidad que se suministrará, pero con el esquema propuesto se inicia el tratamiento con una dosis mayor –con 0.3 en lugar de 0.2 miligramos de insulina, por ejemplo–, esto hace posible que se dilate la frecuencia de las mediciones.

¡Participa con tu opinión!