Luis Ricardo Martínez Castañeda, secretario de Finanzas del gobierno estatal explicó que “los autos que circulan en el estado sin placas nacionales están expuestos a riesgos jurídicos para acreditar la legítima propiedad de dicho bien, comprometiendo una parte de su patrimonio”.

Por tal motivo, hizo un llamado a quienes poseen vehículos de procedencia extrajera que no han regularizado la estancia legal de los mismos, a que los den de alta ante las autoridades locales. Los beneficios de realizar esta diligencia, es que el propietario contará con certeza y “con la seguridad jurídica de responsabilidades civiles en caso de percances de tránsito o para circular libremente por el territorio nacional”.

Indicó que para ello, es indispensable contar con el documento conocido como “Pedimento de Importación” de la unidad, mismo que se puede obtener con algún agente aduanal de cualquier entidad del país.

Los agentes aduanales, expuso, habrán de solicitar al propietario “título de propiedad a nombre del importador o endosado a su favor, identificación oficial del importador; credencial para votar con fotografía, cédula profesional, pasaporte y forma migratoria con fotografía”.

Una vez que el agente expida una factura nacional, el propietario deberá acudir a las instalaciones de la Sefi ubicadas en Av. López Mateos No. 602 “donde una vez validados los documentos, se agendará la cita de revisión física obligatoria ante la Policía Ministerial”. El último paso “será necesario cubrir los importes por concepto de control vehicular, del juego de placas y el impuesto de adquisición de vehículo; este último, y según la ley, varía de acuerdo al año del auto para lo cual los contribuyentes pueden pedir un presupuesto ante la propia secretaría”.