María del Socorro Badillo Cuéllar, al proclamarse como la dirigente suplente de la sección uno del SNTE, se presentó ayer, acompañada de sus abogados y seguridad privada, en las oficinas de este sindicato para asumir el cargo e incluso intentó cambiar con cerrajero las chapas de la entrada del inmueble, lo cual fue impedido por el área jurídica en funciones de esa organización magisterial, ya que no mostraron ninguna orden judicial.

Badillo Cuéllar argumentó su derecho sindical de suplir al maestro Mario Armando Valdés Herrera, con base en un acta simple de la asamblea de septiembre de 2014, cuando fue electo el dirigente que actualmente cuenta con licencia temporal y participa en la contienda electoral. Más tarde y por su parte, el delegado especial José Luis Briones Briseño aclaró que él no es la instancia para resolverle la inconformidad de la maestra suplente, sino la Comisión de Vigilancia, Transparencia y Rendición de resultados del CEN del SNTE.

EN LA SEDE. Después de las dos de la tarde, la maestra Socorro Badillo llegó a la sede local de la sección uno magisterial para hacer válidos lo que considera sus derechos sindicales y asumir la Secretaría General, acompañada de abogados y de elementos de seguridad privada, quienes se apostaron a la entrada de las oficinas y comenzaron a controlar el acceso de las personas.

EN UN HOTEL DE LA CIUDAD. Por la tarde, el equipo jurídico de la sección uno del SNTE, en voz de Jorge Luis Gómez Gómez, aclaró que para evitar problemas mayores, la sección uno a cargo de José Luis Briones concedió el permiso de que la maestra Badillo permanezca ahí, porque es la casa de los maestros, pero no para sus abogados y el personal de seguridad privada.

Aseveró que si en algún momento el equipo de acompañantes de la maestra realiza actos de presión, amenazas u hostilidad, se recurrirá al derecho legal de solicitar a la fuerza pública para desalojar pacíficamente a las personas que ingresaron a las instalaciones. Si permanece la maestra en paz, se les acompañará en su estadía, señaló el delegado Briones Briseño.

Acompañado por cuatro consejeros nacionales del SNTE en Aguascalientes, el delegado especial José Luis Briones Briseño, explicó el fundamento jurídico que le permite ocupar el espacio de Mario Armando Valdés Herrera, lo cual está establecido en sus estatutos en el artículo 78, fracciones 16 y 24, así como las fracciones 17 y 18, contenidas en el apartado del órgano de gobierno del Consejo Nacional.

Señaló que la maestra Badillo no se esperó a que la Comisión de Vigilancia, Transparencia y Rendición de resultados del CEN del SNTE le respondiera a su queja, optó por irse a difundirlo a medios de comunicación y querer resolverlo con presiones fuera de estatutos, “parece que no ha entendido que es una licencia temporal del dirigente con licencia, ella podría entrar a ese cargo si él hubiera muerto o que sufriera un accidente que lo incapacitara de modo permanente”.