El Heraldo de Aguascalientes

Se inconforman vendedores que ya no estarán en Carranza

Tras la decisión del Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura (IMAC) de no autorizar la instalación de comerciantes en el Corredor Carranza para la edición 2018 de la Feria Nacional de San Marcos, este gremio de afectados se manifestó ayer en Palacio Municipal para exigir los dejaran en ese espacio que tuvieron en los últimos ocho años, aunque al final de la tarde, mediante un comunicado, les ofrecieron moverse hacia las inmediaciones del Jardín de San Marcos.
Durante horas, el secretario del Ayuntamiento de Aguascalientes, Jaime Gerardo Beltrán Martínez, se reunió con unos veinte comerciantes que trabajaron en el Corredor Cultural Carranza, a quienes les ofrecieron más tarde una alternativa para no ser reubicados hasta el boulevard San Marcos a la altura del segundo anillo.
Por la mañana, Michel Martínez y Claudio Ortiz Ascencio, comerciantes locales de artesanías, reclamaron a la presidenta municipal que en tiempos de campaña prometió que apoyaría a los ciudadanos de Aguascalientes, sin embargo, cinco días hábiles antes del arranque de la Feria Sanmarqueña les anunciaron que serían sacados de su área de trabajo.
Por la tarde, el Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura dio a conocer que este año artesanos tendrán un mayor espacio para desempeñar sus labores, en la calle Carranza, en el tramo que va de la calle Eduardo J. Correa a Enrique Fernández Ledesma.
Sin embargo, quienes no cuenten con el giro de venta de artesanías serán reubicados a una zona aledaña al Jardín de San Marcos, en Manuel M. Ponce, y recibirán el apoyo y facilidades necesarias para que puedan desarrollar sus actividades sin ningún inconveniente.
Previo a la reunión matutina, Alejandro Vázquez Zúñiga, director del IMAC, explicó que este cambio se tomó ante la necesidad de reestructurar el Corredor Carranza, en donde se dará prioridad a las actividades artísticas recortando cada vez más los espacios. Además, los vecinos de esa calle necesitan movilidad vehicular en determinadas horas del día.
“Al considerar estos dos asuntos y analizando que existen espacios interesantes en el boulevard San Marcos por el segundo anillo de circunvalación, se optó prescindir de los puestos de comercio ambulante para favorecer la movilidad vehicular durante las mañanas y ya entrada la noche”, dijo.
Comentó que en la Feria se han dado cambios y reestructuras a través del tiempo, en un principio se batalló para llevar a la gente a determinadas zonas pero ahora son espacios naturales de la verbena. “Ahora queremos que los artesanos entiendan que las modificaciones responden a avances culturales, artísticos y administrativos”.
De modo anual, en el corredor Carranza se ha contado con un promedio de 50 artesanos y comerciantes, a quienes se les ofrecieron otros espacios como el boulevard San Marcos con un costo de 1,500 pesos por dos metros de frente durante los 23 días de la Feria, estos valores representan un 10% de los costos comerciales de un puesto que comercializa el Patronato. Al final les ofrecieron moverse a la zona aledaña del Jardín de San Marcos.