VILLA GUADALUPE, Edomex.- Con su poco español, porque su equipo de comunicación no la apoyó en la traducción con los niños mazahuas de esta región, que visitó ayer, Paris Hilton rompió el hielo y se ganó el cariño de varios pequeños de bajos recursos, que la abrazaron.
La actriz y modelo llegó a la comunidad mazahua de Villa Victoria, a bordo de una camioneta blindada y con tres guardaespaldas que se mantuvieron alejados de ella, para que pudiera interactuar por completo con las familias indígenas.
La multimillonaria socialité quedó encantada con los pequeños, a quienes les confesó que ama su modo de vestir, ya que lucieron sus trajes típicos.
Convivió con unos 40 niños de la comunidad indígena, a quienes agradeció por dejarla conocer parte de su vida, su entorno y su cultura.
“Sólo les agradezco mucho por el día de hoy, fue increíble pasar tiempo con todos, las madres hermosas y sus hijos son muy adorables y preciosos, ángeles”, dijo Hilton.
Aunque al principio los menores y sus madres se mostraron tímidos por la cabellera dorada y el aspecto de la modelo, ésta rompió las barreras del idioma al pedirle a la organización que la invitó, Un Kilo de Ayuda, para que no le tomaran una muestra de sangre a un niño que se puso a llorar durante el evento, porque se asustó.
Paris vistió un atuendo casual de jeans y una camiseta con la frase estampada “Be the reason someone smiles today”.
Aunque la socialité se encuentra en la promoción de su nuevo perfume, pasó toda la mañana con los niños, a quienes les preguntó en español su nombre, con un “¿Cómo se llama?”, mientras extendía sus brazos para abrazarlos.
Durante la convivencia, la actriz regaló juguetes a los niños y algunas madres mazahuas y sus hijos aprovecharon el tiempo para tomarse fotos con ella y grabarla en sus teléfonos celulares.
Sobre su visita al país, Hilton detalló en entrevista que estará hasta el lunes, pues cumplirá con otras labores altruistas.
“Estaré aquí hasta el 12 y estoy segura de que este viaje es de caridad y de mi nuevo perfume que acaba de salir, pero definitivamente quería hacer algo de tiempo para mi trabajo filantrópico, amo México y me gusta la gente que es tan genuina y amable”, afirmó.
Hilton dejó felices a varios pequeños porque donará un año de transporte para 23 niños, para que puedan ingresar a un programa de desarrollo infantil. (Montserrat Peñaloza/Agencia Reforma)