Aline Corpus
Agencia Reforma

TIJUANA, BC.- Dos mujeres, una de ellas embarazada, un hombre y un menor de tres años se entregaron de manera voluntaria a la Patrulla Fronteriza en Estados Unidos tras cruzar por la franja fronteriza entre Estados Unidos y Playas de Tijuana en distintos hechos.
Alrededor de las 11:20 horas, tiempo local, un guatemalteco saltó la barda perimetral de unos seis metros de altura y caminó de hacia los agentes.
Él mismo se quitó la chamarra y los uniformados sólo procedieron a revisarlo.
Desde México, algunos centroamericanos gritaban que no lo hiciera.
“Te van a regresar a tu tierra, no lo hagas”, le decían.
Más tarde, alrededor de las 13:20 horas, también lo hicieron dos mujeres, Jazmín Monserrat Carrillo Carrizales, de 19 años, con tres meses de embarazo, y Aurora Miranda, con su hijo de tres años, Bradley.
Moisés Fernando Miranda, de 17 años, platicó que su esposa cruzó junto con su hermana entre los barrotes de la barda fronteriza, cuando él estaba comprando agua.
“No me di cuenta, cuando volteé ya estaban ellos dirigiéndose con la Patrulla y se siente horrible, no sé qué voy a hacer, pero ir para allá (a EU), ya no”, afirmó.
“Me voy a quedar en México”.
El hombre contó que en Honduras trabajaba en el campo, pero sólo ganaba tres dólares al día.
“Estamos muy cansados, mi esposa se me cayó en el tren y fue muy difícil para mí, no sabe todo lo que hemos pasado para llegar, sólo nos juzgan”, lamentó.