Raúl Gonzáles Reyes, presidente de la Unión de Industriales de la Carne, comentó que desde inicios del 2018 los tablajeros han visto muy mermadas las ventas de carne de res, cerdo y pollo, las cuales han caído en más de un 30%, lo cual atribuyó al alza de los precios y a un deterioro en el poder adquisitivo de la población.
Indicó que la situación actual del gremio es crítica, pues se han visto envueltos en una situación difícil, ya que la gente no tiene dinero para comprar en las cantidades que lo hacían anteriormente, por lo cual buscarán unirse para tratar de abaratar sus costos.
Raúl González apuntó que otro de los factores a los cuales le atribuyen esta caída en sus ventas es al avance que han tenido los supermercados en la venta de los cárnicos, pues mucha gente por comodidad aprovecha y adquiere este tipo de productos con ellos, a pesar de que no dan una atención personalizada, ni tienen los mejores precios o productos.
Advirtió que si las ventas se mantienen bajas por más tiempo, varios tablajeros podrían cerrar sus negocios, porque no los pueden sacar adelante financieramente; “ya que no libran para pagar renta, para subsistir ellos mismos y su familia, algunos se han ido a trabajar con compañeros, y otros pues de plano se cambian a otro lugar, a otro punto, a ver si de casualidad ahí les pega, o de plano otros ya se dedican a otra cosa”.
Para finalizar, el presidente de la Unión de Industriales de la Carne indicó que una de las alternativas sería realizar compras consolidadas directamente con los engordadores de la localidad, adquirir una cantidad considerable de animales, trasladarlos y sacrificarlos en rastros autorizados, y posteriormente repartir el producto entre los socios, lo cual les permitiría abaratar sus gastos y poder ofrecer su producto a un precio más competitivo.

¡Participa con tu opinión!