Moisés Ramírez
Agencia Reforma

Las tasas de interés y los precios de los autos nuevos hicieron que, al tercer trimestre del 2018, la venta a través de crédito de estos vehículos cayera 7.5 por ciento en el País, la mayor baja para un periodo enero-septiembre desde el 2010.

Y por si no fuera poco, hace unos días las tasas volvieron a subir.

Cifras de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) refieren que el 68.5 por ciento de los autos vendidos en México es a través de crédito, el 71.1 por ciento del cual es colocado a través de financieras de las armadoras y el 24.8 por ciento de los bancos.

Los datos de la AMDA detallan que a septiembre pasado fueron facturadas con crédito 704 mil 061 unidades, 57 mil 97 menos de las 761 mil 158 financiadas en los primeros nueves meses del 2017.

Los créditos a plazo de 36, 48 y 60 meses representaron el 15, 20.4 y 31.9 por ciento del total de créditos automotrices otorgados a septiembre del 2018, acumulando todos esos plazos el 67.3 por ciento.

De los réditos, los últimos datos del Banco de México en este renglón muestran que las tasas de interés promedio simple de las financieras de marca subieron más que las de los bancos comerciales, al menos de los que tienen la mayor cartera automotriz.

Por ejemplo, de junio del 2017 a junio del 2018, en BBVA Bancomer y Banorte la tasa de interés promedio simple de éstos pasó de 11.78 a 12.59 por ciento y de 12.47 a 13.1 por ciento, respectivamente.

En las financieras NR Finance y FC Financial (que son las que reportan las mayores carteras dentro de las intermediarias del mismo ramo) los réditos subieron de 12.02 a 14.17 por ciento y de 11.12 a 14.2 por ciento, en ese orden.

Y en cuanto a los precios de los autos, si bien estos no registran las mismas alzas que tuvieron el año pasado, a octubre ya acumulan un aumento promedio del 2.84 por ciento a nivel nacional, de acuerdo con el Inegi.

Guillermo Rosales, director de la AMDA, declaró hace unas semanas que el mercado interno de vehículos prendió focos de alerta debido, entre otros factores, a la posibilidad de que las tasas de interés volvieran a subir, lo cual finalmente sucedió la semana pasada.

Esto, añadió, aunado a la mayor inflación derivada del alza del tipo de cambio, disminuirá aún más el poder adquisitivo de los potenciales compradores de vehículos y, por lo tanto, las ventas, que a octubre acumulan 17 caídas consecutivas a tasa anual.