José de Jesús López de Lara

Un descarrilamiento de un tren carguero que transportaba un centenar de automóviles modelo 2018, se registró en el municipio de Cosío, Aguascalientes y dejó cuatro personas lesionadas y millonarios daños materiales.
Este accidente ferroviario se registró aproximadamente a las 14:48 horas del sábado, en las vías del ferrocarril y entronque con la carretera estatal No. 26 que conduce al poblado Valle de las Delicias, en el municipio de Cosío.
Se desconocían las causas que provocaron el descarrilamiento de este tren carguero que remolcaba 61 vagones tipo jaula en los cuales transportaban 610 automóviles modelo 2018, tanto de la marca Chevrolet como de la marca GMC.
El tren había salido de la ciudad de Irapuato, Guanajuato y tenía como destino la ciudad de Piedras Negras, Coahuila.
Al lugar del percance arribaron una gran cantidad de unidades de la Policía Estatal y de la Policía Preventiva de Cosío, Bomberos Estatales, Protección Civil Municipal de Cosío y personal de Ferromex.
De igual forma, intervino en apoyo de logística el helicóptero “Águila Uno” de la Policía Estatal.
Cabe destacar que en total se descarrilaron cinco máquinas, tres de Ferromex con número económico 4809, 4690 y 4638; así como dos máquinas de Union Pacific, con número económico 7719 y 5600.
De igual forma, quedaron descarrilados y severamente dañados 12 vagones tipo jaula, en los que eran transportados 120 vehículos modelo 2018 de las marcas Chevrolet y GMC -10 vehículos en cada vagón-, mismos que quedaron completamente destrozados, por lo que las pérdidas materiales ascienden a varios millones de pesos.
Asimismo, fueron rescatados dos custodios de los vagones descarrilados y quienes resultaron heridos. Fueron identificados como Emmanuel, de 29 años y Gregorio, de 30 años.
A bordo de ambulancias del ISSEA, fueron trasladados a recibir atención médica al HGZ No. 1 del IMSS, en la ciudad de Aguascalientes.
De igual forma, los maquinistas recibieron atención pre-hospitalaria en el mismo lugar de los hechos, ya que presentaban golpes en diferentes partes del cuerpo, aunque no requirió ser trasladados a algún nosocomio.
Tanto Bomberos Estatales, como personal de Protección Civil y cuadrillas de Ferromex, trabajaban para contener el derrame de diésel de las máquinas siniestradas, así como a realizar las reparaciones necesarias pues el accidente ferroviario dañó 128 metros de vía.

¡Participa con tu opinión!