Francisco Rivas
Agencia Reforma

ATZALA, Puebla 19-Sep.- El sismo de magnitud 7.1 sorprendió a más de 20 personas dentro del templo de San Nicolás Tolentino, en esta localidad de Puebla, para dejar como saldo preliminar 13 personas muertas y seis lesionadas.
Habitantes del pueblo y de comunidades aledañas, junto con rescatistas de Cruz Roja, removieron escombros para rescatar a las víctimas y en un extremo del atrio colocaron los cadáveres con una veladora cada uno.
De acuerdo con el relato de los pobladores, en el momento del movimiento telúrico se llevaba a cabo un bautizo.
El sacerdote y el párroco lograron salir ilesos de las instalaciones, pero los feligreses no alcanzaron a llegar al acceso principal y quedaron sepultados por el techo del edificio religioso.
Quienes se sentaron en la parte trasera del inmueble tuvieron la puerta a solo cinco metros, por lo que sólo recibieron golpes de piedras que se desprendieron, y según la gente que acudió a remover escombros los lesionados fueron trasladados a un Hospital en Izúcar de Matamoros.
Gilmaro Gutiérrez, de Izúcar de Matamoros, dijo que en cuanto supieron de la tragedia se desplazaron para ayudar a quitar escombros.
“Estamos devastados porque es una tragedia, murieron muchas personas.
“Había un bautizo, lo que sabemos es que eran más de 20 personas, pero sólo han sacado 13 cuerpos, pero creemos que ahí debajo hay más”, indicó Gutiérrez.
Al sitio sólo acudieron elementos del Ministerio Público y de la Cruz Roja, pero criticaron que no había llegado Protección Civil para coordinar las labores de remoción de escombros.
Al cierre de la edición, más de 100 personas ayudaban a retirar rocas y pedazos de madera.
Los muros del templo seguían en en pie, pero fracturados, así como la cúpula arriba del altar y el techo de la entrada, espacio destinado para el coro.

¡Participa con tu opinión!