Se defiende Mon Laferte

Paula Ruiz
Agencia Reforma

MONTERREY, N.L.-Descubrir sus senos en la alfombra roja del Latin Grammy con la leyenda «En Chile torturan, violan y matan», y luego lanzar el tema «Plata Ta Tá», no es una estrategia de marketing para vender más. Así lo aseguró Mon Laferte, quien dice que la protesta fue un acto noble y honesto para que el mundo se entere de lo que ocurre en su país.
«Si piensan que yo mostré mis pechos y me puse en ese momento tan incómodo para vender una canción, que además es un reguetón, que no es mi género, definitivamente es gente que no conoce mi trabajo y no conoce mi arte. Yo creo que tengo bastante talento. Nunca he vendido mi cuerpo, respeto a quienes lo hacen. Esta vez puse mi cuerpo de la manera más transparente, honesta y pacífica al servicio de lo que yo creo justo por mi gente», puntualizó en conferencia.
Pese a las críticas que despertó en algunas personas su acción en La Vegas, lo importante es que su mensaje tuvo eco a nivel internacional, pues recibió correos, llamadas y mensajes en apoyo a su país de origen.
«Fue un acto de amor. Yo no estaba incitando al odio, todo lo contrario, estaba hablando por los que no podían hablar», reiteró Laferte.

ASÍ LO DIJO
«Lo que yo busco con esta canción (‘Plata Ta Tá’) es que la gente en Chile no baje los brazos y no se canse. No es una estrategia para que se haga viral la canción y el mensaje».
Mon Laferte, cantautora.