GUADALAJARA.- Mientras los amigos de Luis Gerardo Méndez veían futbol o platicaban sobre la Copa del Mundo o la Champions League, el actor hablaba sobre la nueva película de Paul Thomas Anderson o del estreno en teatro de Julieta Egurrola, pero eso cambió un poco cuando sus papeles lo comenzaron a llevar al mundo de los deportes.
El último personaje que lo acercó fue Miguel Bayoneta Galíndez, un boxeador tijuanense retirado que termina viviendo en Finlandia y que por cuestiones del destino debe regresar al ring a enfrentar los demonios que lo llevaron al aislamiento, de la película Bayoneta, pero también de su papel de Chava Iglesias en Club de Cuervos, director de un equipo de futbol, y el de un corredor de Fórmula 1 en Murder Mystery, que filmó junto a Jennifer Aniston y Adam Sandler.
“Nunca fui muy cercano al mundo del deporte, ni muy afín. Me divierte mucho que la vida trata de llevarme por este lado. Al final lo interesante de ser actor es poder indagar en universos que no se conocen”, comparte el actor.
Precisamente por considerar que un boxeador es lo más opuesto a él, lo llevó a aceptar el protagónico Bayoneta, para el que tuvo un entrenamiento físico de cinco meses.
“Fue un mes sin fiesta, alcohol, ni nada. Los boxeadores antes de pelear renuncian a todo lo que les da placer, eso no solo cambia tu cuerpo, sino que cambia mucho tu mente”. (Abril Valadez/Agencia Reforma)