MONTERREY.- Después de protagonizar la serie «El Exorcista» para Fox, de ser dirigido por las hermanas Lana y Lilly Wachowski en la serie «Sens8» o estar próximo a iniciar las grabaciones de la versión estadounidense de «La Reina del Sur», significa para Alfonso Herrera la oportunidad de trabajar, de crecer artísticamente, pero nada más, porque triunfar en Estados Unidos no le quita el sueño.
El actor dejó en claro que lo único que desea cuando emprende un nuevo proyecto es aprender, como le ha sucedido al estelarizar la obra «La Sociedad de los Poetas Muertos», que hoy se presenta en dos funciones, a las 19:00 y 21:30 horas en el Auditorio Pabellón M.
“Algo que me ha ayudado mucho es siempre mantener la conciencia de aprender y cuando uno tiene la conciencia que estás aprendiendo y estás en un constante aprendizaje, todo es nuevo y todo se vuelve interesante y cosas muy buenas empiezan a llegar poco a poco”, comentó el actor de 35 años.
“Creo que esa fórmula o esa manera de trabajar me ha funcionado bastante bien”.
A 16 años de carrera actoral que inició en el 2002 en la cinta «Amar Te Duele», el actor se ha ganado un lugar importante en los diferentes escenarios, como el teatro, el cine y la televisión.
De niño, recordó, vio a Geena Davis en una película y pensó algún día trabajar con ella y ese día llegó gracias a su papel de sacerdote en «El Exorcista».
El éxito de su trabajo lo atribuye a que ha tenido la fortuna de rodearse de grandes directores, productores y compañeros actores que admira, como también le sucedió con Ben Daniels en la serie de Fox.
“Ha sido un proceso de mucho trabajo, me siento muy afortunado de estar en todos esos proyectos”, comentó, “lo digo con mucha sinceridad, a mí no me quitaba el sueño el norte (Estados Unidos), realmente lo que yo quería era trabajar. La vida me llevó a esos proyectos, no es realmente que yo estuviera buscándolos”.
“Y ese camino me llevó a proyectos increíbles como es el caso de «Sens8» que fue para mí gusto una de las directoras que revolucionaron al hacer cine”.
Interpretar al profesor John Keating en «La Sociedad de los Poetas Muertos», papel que llevó al cine el desaparecido actor Robin Williams ha sido un gran regalo para su carrera.
Hace unas semanas, contó, el escritor ganador del Oscar por «La Sociedad…», Tom Schulman, asistió a ver la obra en su versión mexicana y quedó conmovido e impresionado por el trabajo logrado por el director Francisco Franco y el elenco.
“A nosotros nos conmovió ver su reacción, vimos a su esposa y a él llorando, diciendo ‘nunca pensé que mi puesta en escena pudiera ser tan poética visualmente hablando’, para nosotros fue el mejor halago que pudiéramos tener y la comparaba mucho con la puesta que vio en Tokio y en Broadway”. (Paula Ruiz/Agencia Reforma)