Rodolfo G. Zubieta
Agencia Reforma

CDMX.- Ely Guerra no ve competencia en artistas como Natalia Lafourcade, Carla Morrison, Ximena Sariñana o Mon Laferte. Al contrario: la norteña las considera a todas unas hijas musicales.
“Me atrevo a creer que Julieta Venegas y yo arrancamos una generación de mamás de jóvenes increíbles y talentosísimas, que nos permitieron permear sus carreras, influenciarlas e inspirarlas.
“Pero esa inspiración es mutua. Desde el momento en que agarramos el machete para abrir caminos, ellas le siguieron y resulta inspirador para nosotras también ver su crecimiento y su bendición”, aseguró.
Guerra se encuentra a poco de culminar su gira El Origen, este jueves 22 de marzo en el Teatro Metropólitan, con un concierto donde recorrerá sus 20 años de carrera.
“Le debo todo a la música, pues ella me ha dado todo: un trabajo honorable, una identidad y amigos entrañables que ahora son mi familia. También me ha dado un sentido de gratitud y de orientación”, puntualizó.
Después de cerrar este proyecto, la intérprete, de 46 años, terminará de redondear su nueva producción discográfica, la cual se alejaría totalmente del género rock y se enfocaría en voces sin instrumentos.
“Cuando siento mucho miedo, mucho temor y sé que me estoy aventando a hacer cosas que quizás me dejan sin chamba, pienso: ‘siempre he cocinado muy bien y siempre he sabido trabajar’.
“Así que, confiada, sé que pongo un restaurante y me va de puta madre. Es una manera de pensar simple, pero la verdad es que no creo que nunca me vaya a ir mal en la música”, reconoció en conferencia.