El hombre que fue descuartizado y cuyo cadáver fue encontrado en dos bolsas de plástico que fueron abandonadas en el municipio de Rincón de Romos, sigue sin poder ser identificado.
Y es que no se logró cotejar sus huellas dactilares en el sistema AFIS, debido a que las falanges de los dedos de las manos y de los pies fueron cortados intencionalmente, a fin de evitar su identificación.
De igual forma, se informó que tampoco ha sido localizada su cabeza, ya que fue decapitado.
Debido a ello, en las investigaciones para lograr identificar a la víctima, se ha sumado la Procuraduría General de la República (PGR), a través de la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la SCRPPA.
Cabe destacar, que el pasado sábado 19 de agosto, poco después de las 11:00 horas, fue localizado el cadáver descuartizado de un hombre, que se encontraba en el interior de dos bolsas de plástico en color negro.
Ambas bolsas fueron “sembradas” a la altura de los arcos del acueducto que se ubica en el poblado de El Saucillo, en el municipio de Rincón de Romos, por la carretera federal No. 45 Norte.
A la escena del hallazgo arribaron policías estatales y policías preventivos de Rincón de Romos, así como militares y elementos de la Policía Federal, además de agentes del Grupo Homicidios y Grupo Exterior “Rincón de Romos” de la PME, así como peritos de la Dirección de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Posteriormente, en las investigaciones también comenzaron a trabajar agentes del Grupo Anti-Secuestros de la PME, ante la posibilidad de que la víctima se tratara de una persona secuestrada en Zacatecas.
En una de las bolsas de plástico fueron encontrados los brazos y las piernas, mientras que en la otra estaba únicamente el tronco del cuerpo, pero que faltaba la cabeza, la cual hasta el momento no ha podido ser localizada.
La víctima presentaba varios tatuajes en ambos brazos y en una pierna. Además, en la espalda tenía un tatuaje con la leyenda “Michoacán”.

¡Participa con tu opinión!