Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque el Senado mexicano aceptó pagar 1.1 millones de pesos para la fiesta de su sindicato y negoció con el Hotel Hilton para una reducción del costo del auditorio, su presidente Martí Batres no asistió a la celebración como lo había prometido.

“Quedó de pasar a saludar a los trabajadores, no sabemos cuál fue el motivo por el cuál no llegó, pero sí nos había confirmado”, dijo la dirigente sindical Bertha Orozco.

A pesar de todo, Orozco agradeció a Batres y a su compañero en la bancada de Morena, Ricardo Monreal -presidente de la Junta Directiva del Senado- el apoyo dado para mantener el festejo de su aniversario.

El sindicato exigía 2.2 millones de pesos para su fiesta anual y Batres no pudo cancelar la prestación, debido a que se encuentra en el contrato colectivo, pero negoció que se asignara sólo la mitad.

A pesar de eso, los mil 200 invitados, 400 trabajadores y el resto familiares dijeron que no notaban merma en su banquete. Hubo rifas de pantallas, bicicletas y electrodomésticos; el menú fue de crema de brócoli con tropiezos de jamón serrano, pechuga de pollo rellena de champiñones con queso y perejil, crème brûlée de vainilla, crocante de almendra y mousse de chocolate y se sirvió vino, tequila y refrescos.

Se entregó medio centenar de reconocimientos por antigüedad, acompañados por un reloj Nivada los de menos años, un Cheque por 3 meses de sueldo y hasta por un centenario los más viejos. Cantó un mariachi y en el Hilton de la Alameda el baile fue amenizado por los conjuntos de música por los grupos Cesi son, Heidy y la Nueva Sonora y la Sonora Maracaibo.

De senadores sólo llegó el coordinador del PRD, Miguel Ángel Mancera, quien en un breve discurso dio su respaldo a los trabajadores para que se les respeten sus derechos.

El senador Monreal envió a su suplente y coordinador de asesores, Alejandro Rojas Díaz Durán, quien dijo que su jefe mandó a decir a los trabajadores que ellos son parte del cambio y que no tuvieran temor, pues todos los cambios en el Senado se realizarán mediante el diálogo.

Incluso el senador y dirigente minero, Napoleón Gómez Urrutia, también de Morena, envió en su representación al Secretario de Asuntos Políticos de Comité Ejecutivo del Sindicato de Mineros.

Eso sí, la dirigente sindical, Bertha Orozco, dijo que luego del recorte ya estaban planeando cancelar a los grupos, pero que el ex senador y dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), Joel Ayala Almeida, les completó y que hasta la senadora priista Beatriz Paredes se ofreció a poner parte del monto, pero que ya no hizo falta.

La secretaria sindical añadió que el costo total habrá sido menor, debido a que el Senado negoció con el lujoso hotel para una disminución del costo. Orozco aceptó que deben de hacerse ahorros en el Senado, pero criticó que puedan ser afectados los trabajadores.

“Ya lo dijo el senador Monreal: ‘contra los trabajadores de base, nada’, y en esa base estamos”, dijo Orozco.

El acceso de los periodistas al auditorio en el cuarto piso fue permitido luego de que se anunció que llegaría Batres, quien ha impulsado el uso de tupper de comida entre los senadores como medida de austeridad.