EL DÍA A DÍA DE LA CONVENCIÓN DE AGUASCALIENTES
Carlos Reyes Sahagún
Cronista del municipio de Aguascalientes

México D. F., dos octubre de 1914. La sesión de hoy se inició con el pase de lista y la lectura del acta de la sesión anterior, que fue aprobada luego de agregarle la opinión del general Pablo de la Garza, que no constaba en el documento, en el sentido de que los civiles no podrían desempeñar ninguna comisión en el seno de la junta.
Una vez aclarado lo anterior, se procedió a la elección de la Mesa Directiva que presidió la reunión de este día. La nueva Mesa Directiva quedó integrada de la siguiente manera: como presidente el señor general Eulalio Gutiérrez; vicepresidentes, los generales Francisco Murguía y Francisco Mariel; y como secretarios, los jefes Marciano González, Federico Montes, Gregorio Osuna y Samuel de los Santos.
Luego de que la nueva Mesa Directiva tomara posesión de su cargo, la Comisión Revisora de Credenciales rindió su informe y propuso la aprobación de la mayoría de los documentos. La Asamblea pasó entonces a discutir aquellos casos en los que existían dudas, particularmente algunos procedentes de Oaxaca, zona en la que operan las fuerzas del infidente Félix Díaz, el mismo que, como se recordará, participó en el golpe de Estado que derribó el gobierno del señor Madero.
La discusión se prolongó sin rendir fruto, hasta que el señor general Álvaro Obregón llamó la atención de sus correligionarios, en el sentido de que se estaba perdiendo tiempo muy valioso para el país, ya que en algunas partes de la República se había reanudado la lucha. “No esperemos a que los muertos en los campos de combate se levanten para decir a sus compañeros: malditos sean”, dijo.
El jurisconsulto Cabrera hizo uso de la palabra para refutar al general Obregón, afirmando que discutir las credenciales de los delegados no era pérdida de tiempo, ya que detrás de la discusión de casos concretos lo que se analizaba era si sólo elementos militares tenían derecho a ser representantes en la Convención o también los civiles.
Finalmente, el dictamen fue aprobado, incluyendo el rechazo de algunas credenciales. A continuación, el secretario González avisó a la asamblea que el general Obregón citaba a una reunión en el Salón Verde, a la que únicamente tendrán acceso los militares.
González citó a junta para el día siguiente, tanto en la mañana como en la tarde, debido a la necesidad de desahogar los asuntos pendientes para poder cumplir con el compromiso contraído, de asistir el día cinco a la junta previa que se realizará en Aguascalientes.
La sesión concluyó a las 19:50 horas. (Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a [email protected]).