El obispo José María de la Torre Martín, invitó a los católicos a participar en los rosarios para pedir la intercesión de la Virgen de Guadalupe, por la seguridad, familias integradas y paz social.
“Que nuestras oraciones sean por una Patria sin violencia; tempos consuelo a los que sufren; pidámosle que toque el corazón de quienes olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte”.
Pidamos por la protección de las familias, de los niños, adolescentes y jóvenes; seamos ciudadanos responsables, promotores de justicia y de paz, y no olvidemos fortalecer nuestra fe, recomendó.
Los 46 rosarios en honor de la Virgen, es una venerable tradición que enlaza el mes de octubre, dedicado al Santo Rosario, a partir del día 28 hasta el 12 de diciembre, fecha de la Fiesta de Santa María de Guadalupe.
La devoción comenzó hace más de cien años por iniciativa de monseñor Antonio Plancarte y Labastida, Abad del templo del Tepeyac en el siglo XIX, quien tenía una gran devoción a la Virgen Morena.
Gracias a ello, la recibió la coronación pontificia en 1895 y que se mandó construir y agrandar la Antigua Basílica de Guadalupe.
El origen de esta devoción se dio con el habitual rezo diario del santo rosario en los jardines del Santuario (actual Basílica) hasta el día de la Fiesta de Santa María de Guadalupe, el 12 de diciembre, y se establecieron que fueran 46 rosarios en referencia a las 46 estrellas que se ven en el manto de Nuestra Señora de Guadalupe.
Del primero al 12 de diciembre, se lleva a cabo el Docenario, y de acuerdo a las posibilidades de las parroquias y participación de los fieles, se realizan peregrinaciones, quermeses y danzas, siendo la esencia de las festividades el rezo del rosario.