A partir del 1 de enero del 2019, el C4 estatal contará con tecnología que permita conocer la ubicación precisa de todas aquellas personas que suelen “divertirse” activando los servicios de emergencia a través de llamadas falsas al 911, a quienes se buscará y sancionará.
La advertencia la hizo el coordinador del área, Juan Manuel Díaz Breceda, al explicar que el equipamiento y software para tal tarea están en etapa de implementación y pruebas, para ponerse en marcha a partir del próximo año.
Esta medida se hizo necesaria ante la imposibilidad de que la ciudadanía comprenda el daño que genera con llamadas de falsa alarma a una instancia oficial que activa protocolos, recursos materiales y humanos ante una broma y con ello deja en condición de vulnerabilidad a quien sí la pueda estar necesitando.
En entrevista, el funcionario indicó que, pese al despliegue de actividades de sensibilización y concientización social, el teléfono de emergencia 911 no deja de registrar un 70% de las llamadas totales, generadas por “bromistas”.
“Niños, jóvenes y adultos suelen hacer este tipo de telefonemas inútiles sin ponerse a pensar que están obstaculizando la atención a las que pueden ser verdaderas emergencias en el estado”.
Destacó que si bien el número de llamadas totales al 911 ha disminuido al pasar de 5 mil telefonemas por día hace seis meses, a unos 3 mil 800 en la actualidad, el porcentaje de llamadas de falsa alarma sigue siendo de 7 por cada 10.
Díaz Breceda recordó que la ley faculta a la autoridad a sancionar a quienes incurran en este tipo de prácticas, si bien lo primero ha sido una ardua tarea de concientización social para que las personas entiendan que no deben proceder de tal manera.
“Esa parte se ha hecho a cabalidad y se mantendrá en forma permanente, pero a partir del 1 de enero próximo y con la implementación de tecnología moderna, se localizará a los bromistas y se les sancionará conforme la ley”.
En caso de adultos, se procederá como se actuó con una persona que hace unas semanas fue ubicada en esta capital luego de hacer falsas alarmas al 911 y se le detuvo; en caso de menores, serán los padres de familia quienes asuman la responsabilidad, concluyó.