Ramón Estrada 
Agencia Reforma

Guadalajara, México.- El Juzgado Décimo de Distrito en Materia Administrativa, Civil y de Trabajo en el Estado de Jalisco, con sede en Zapopan, decretó el miércoles la caducidad del juicio de la AC del Club Guadalajara contra Jorge Vergara.

“Después de bastantes años de litigio, se les acaba de caducar el juicio a los todos disidentes del Club Deportivo Guadalajara que cuando compró Jorge Vergara no estuvieron de acuerdo en que se transformara de Asociación Civil a Sociedad Anónima”, explicó el abogado Pablo Rigoberto López, quien llevó el caso en los últimos años para el Grupo Omnilife.

“En 2012 logramos que el Juez ordenara llamar a todos los 250 socios que en su momento integraban el Club Deportivo Guadalajara Asociación Civil. Al darse este procedimiento, Paco Cárdenas y su abogado, Antonio Jaso Álvarez, se vieron forzados a buscar a todos y cada uno de los 250. Varios de ellos ya habían fallecido”.

En seis años, Cárdenas y Jaso no lograron encontrar a los 250 socios, incluidos los que le vendieron a Vergara, por lo que el juicio no pudo seguir su cauce.

“Ante esa dificultad y que se fueron tardando, el Código Mercantil y de Comercio que rige este proceso establece un plazo de 120 días, en los que si no hay una actividad de parte los que demandan, en este caso de Paco Cárdenas, tendiente a impulsar o dar continuidad al juicio, entonces el juzgado deberá de caducar”, agregó.

La transformación del Club de AC a SA se decretó en Asamblea el 30 de octubre de 2002, después de que más de 180 socios votaron a favor de vender sus acciones a Vergara.
Con el paso del tiempo otros disidentes cedieron, hasta quedar sólo 23 en la lucha con Cárdenas.

La última acción anunciada por la AC, en 2016, fue la de un Amparo ante la decisión del juez para llamar a cada uno de los socios.

“Aunque tramites Amparo, no se interrumpe. Entonces, ante esa falta de impulso real que requiere la legislación, el juez ha determinado decretar la caducidad y, consecuentemente, concluir el juicio; con esto se acabaría el último de los procesos que existían abiertos de los disidentes y culminaría la batalla.

“Es evidente que ellos van a inconformarse con la determinación, pero el que en 120 días no haya habido acción, para ellos va a ser sumamente complicado recomponer la situación. Por lo pronto, la determinación es que el juicio queda terminado y no hay nada más. Han perdido la batalla legal”.

La juez que determinó la caducidad del juicio es Jesicca Villafuerte Alemán.