Ya no habrá pensiones de hambre en la burocracia estatal y municipal. Se modificará la Ley del ISSSSPEA, para que los trabajadores se registren con los ingresos que realmente perciben y no con una mínima porción, en perjuicio futuro del trabajador.
En consecuencia, ya no podrán escamotearle las cuotas al ISSSSPEA y progresivamente incrementarán sus ingresos, para poder otorgar pensiones dignas.
El titular del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Servidores Públicos del Estado de Aguascalientes, Arturo González Estrada, dijo que ya fue elaborada la iniciativa de reformas en ese sentido y confió en que en esta misma semana se turne al Congreso para su análisis y dictaminación, y se apruebe en este mismo año.
Actualmente, sólo el Poder Judicial y el Sistema Cecytea dan de alta a sus trabajadores con el 100% de sus ingresos, aunque ya se sumaron los municipios de San Francisco de los Romo y Asientos. El resto de las dependencias y ayuntamientos registran a sus trabajadores sólo con el 20, 30 o 40% de sus ingresos, y lo demás lo manejan como compensaciones, para de esta forma pagar cuotas más bajas al ISSSSSPEA en perjuicio de los empelados.
La intención es que al jubilarse, los trabajadores reciban de pensión entre el 80 y 85% de sus ingresos reales, lo que conlleva un monto digno, comparado con las circunstancias actuales.
Se paga por trabajador una cuota del 26.25% de su salario, en el entendido de que el 4% lo aporta el trabajador y el resto la dependencia donde labora, de ahí que muchos patrones (funcionarios) para pagarle menos al Instituto, registran un sueldo ínfimo.
A la fecha hay 4 mil 700 trabajadores pensionados, de los cuales 500 reciben las pensiones más bajas, es decir, de 1,200 pesos mensuales hasta menos de 3 mil pesos.
González Estrada reconoció que hay 286 burócratas con más de 28 años de servicio y la edad necesaria para jubilarse, pero no lo hacen porque con el sueldo con que cotizan recibirían una pensión magra que no les permitiría cubrir sus necesidades básicas.
Sin embargo, con estas nuevas medidas, se espera que en uno años haya más jubilados, ya que para definir la pensión se tomará el sueldo promedio de los últimos seis años.
Entrando en vigor la ley, deberá registrarse el ingreso total y verdadero de los burócratas, sin excepción.