César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Justicia que llega tarde no puede ser justicia, eso lo tiene claro Abraham Fraijo, padre de la niña Emilia, quien murió hace nueve años en el incendio de la guardería ABC, en Hermosillo, Sonora.
Y sin embargo marcha, de nuevo, en la Ciudad de México, sosteniendo la Bandera Nacional, junto con su familia y los padres de las otras 48 pequeñas víctimas.
“Está muy cabrón, es muy difícil esto, salir todos los años, el Estado nos ha quitado hasta el derecho de luto”, comentó, al lado de una foto a gran escala de Emilia, sostenida por otra de sus hijas.
“Esto sí es desgastante, sí abre la herida cada año, es un dolor castrante, pero la promesa que le hicimos a nuestros hijos sigue vigente, de salir a la calle las veces que sean necesarias”.
Los padres de los 49 bebés que fallecieron en la guardería subrogada del IMSS realizaron una marcha del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino, donde colocaron las enormes fotos de sus hijos frente a Palacio Nacional.
“Ahora la piedra angular de todo esto es la garantía de no repetición, al Estado se le otorgó una herramienta valiosísima, la Ley 5 de Junio, y no hay garantía de que se aplique”, agregó Fraijo, en referencia a la legislación que regula el cuidado de los infantes.
“Pero por mientras los niños siguen muriendo en México, hay más de 60 niños documentados que han fallecido por situaciones totalmente evitables en guarderías subrogadas”.
Aseguró que darle sentido a la muerte de Emilia le ha costado mucho trabajo porque para él es muy claro lo que hay que hacer, pero lo que falta es la voluntad política y en eso no puede intervenir.
“Ya no podemos hablar de justicia como tal, no se puede hablar de justicia desde hace muchos años”, lanzó.
“Yo estoy seguro que esto no se va a resolver en México, aunque la Suprema Corte de Justicia ejerza su facultad de atracción, ahora sí con vinculación jurídica, no de investigación”.
Lamentó que a nueve años del incendio no se haya fincado responsabilidad a ningún alto funcionario ni a los dueños de la guardería ABC.
En ese sentido se mostró incrédulo de que la nueva Administración federal, sea la que fuere, pueda resolver el caso.
“Las propuestas de los candidatos se las lleva el viento, el ejemplo más claro es Enrique Peña Nieto, que en campaña se reunió con un grupo de papás en Ciudad Obregón porque no tuvo las agallas de llegar a Hermosillo.
“Y no se ha revolucionado nada”.