Staff
Agencia Reforma

TIJUANA, BC 20-Nov .-Un contingente de mil 500 migrantes que se encontraba en Mexicali partió rumbo a dicha ciudad para reunirse con el resto de la caravana.
El grupo que arribó a la ciudad fronteriza desde la semana pasada ya saturó el albergue acondicionado.
De acuerdo con autoridades estatales en albergue instalado en la Unidad Deportiva Benito Juárez hay 2 mil 756 personas.
Ayer el Ayuntamiento anunció que buscará un segundo espacio para albergar al nuevo contingente.
“En estos momentos un grupo de mil 500 migrantes centroamericanos se encuentran en camino a nuestra ciudad desde Mexicali, por lo que estamos trabajando en la posibilidad de abrir otro albergue temporal”, señaló el Secretario de Gobierno municipal, Leopoldo Guerrero Díaz.
“Es importante que el albergue que se decida instalar sea en una zona en donde los ciudadanos tijuanenses no se sientan afectados”, agregó.
Por su parte, el director de Desarrollo Social municipal, Manuel Figueroa, dijo a la agencia Xinhua que trabajaban para ampliar la capacidad del albergue hasta tres mil 500 personas con la instalación de carpas en el campo.
Algunos grupos de migrantes llegaron por la mañana a la caseta de La Rumorosa, donde varios consiguieron “aventones” en tráileres.
Entre Mexicali y Tijuana hay 180 kilómetros de distancia. Los migrantes deben subir la montaña de La Rumorosa, de mil 200 metros de altura.
“Nosotros nos venimos en autobús, una persona nos ayudó con el transporte por los niños. Estuvimos cinco noches en Mexicali”, dijo Giovani, un hondureño que hacía fila con su hija de 13 años para registrar su entrada al albergue.
Un grupo de alrededor de 400 migrantes provenientes de Mexicali llegó anoche a la ciudad, pero las autoridades calculan que en el transcurso de la madrugada arribe otro contingente de 600.

Buscan soluciones
El pasado lunes el Gobernador de Baja California, Francisco Vega, el Subsecretario de Gobernación federal, Manuel Cadena, y el próximo Subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas encabezaron una reunión de trabajo para dar seguimiento a las acciones emprendidas para la atención de la caravana migrante.
En un comunicado, Vega solicitó al Gobierno federal contener la llegada a Baja California de otros grupos de la caravana, o en su defecto reorientar el flujo a otros puntos fronterizos.
Por su parte, Encinas aseguró que la próxima administración federal dará seguimiento a las tareas emprendidas por las autoridades, además de mantener coordinación con el Gobierno de Estados Unidos para evitar que la caravana afecte la relación entre ambos países.
En tanto, ayer el Gobernador Vega se reunió con la Secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, y acordaron salvaguardar el cruce seguro de personas y mercancías a través de los puertos fronterizos.