Francisco Rivas
Agencia Reforma

PUEBLA, Puebla.- Un tren de Ferrosur detuvo su marcha a la altura de la Junta Auxiliar de San Pablo Xochimehuacán, al norte de la ciudad de Puebla, lo que fue aprovechado por familias enteras para abrir las compuertas de los furgones y saquear granos de trigo.
Para reducir al mínimo la posibilidad de detenciones por parte de la Policía, los responsables de la maniobra se retiraban mientras el producto se esparció sobre las vías y fue entonces cuando hombres, mujeres y niños entraron en acción con cubetas, bolsas de plástico, costales y hasta utensilios de cocina para levantar el grano.
Los más pequeños colaboraron al echar el trigo a costales, mientras los más grandes los cargan e introdujeron a las viviendas localizadas justo frente a la vía.
En un tramo de más de 150 metros, en donde se concentraron a recoger el producto, afuera de las casas había personas que vigilaban los costales que se juntaron.
En el saqueo de ayer bastaron 45 minutos para abrir los contenedores hasta que llegó la Policía Estatal, cerró las tolvas y resguardó el ferrocarril para que no se repitiera el saqueo, y más parte se movilizó la máquina.
De acuerdo con la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario, en el primer semestre del 2018 se reportaron 293 asaltos a trenes en la entidad.