La tercera fue la vencida y los Guerreros de la Comarca vencieron a los Diablos Rojos del Toluca en el mismísimo infierno. De poco sirvió a los escarlatas haber terminado invicto el torneo en el Nemesio Díez, cuando el partido que más necesitaba ganar, lo terminó empatando.
Santos fue pragmático, y no arriesgó más de lo necesario, y pronto en el partido tuvo la recompensa a su planteamiento, con gol de Furch en el cual colabora el seleccionado Alfredo Talavera. La cuesta se inclinaba más y más, ya que los Pingos necesitaban mínimo dos goles para forzar prórroga, tres si quería triunfar.
Y poco a poco fue cayendo en la desesperación. El más insistente, Sambueza, veía como todos sus embates terminaban en atajadones de Orozco o en jugadas irrelevantes.
El complemento fue la misma historia, y la final comenzaba a inclinarse demasiado a favor de los albiverdes. Izquierda, derecha y centro.
Nada funcionaba para los locales, y de poco sirvió el gol de Hauche a 9 minutos del desenlace del tiempo regular, ya que sólo dos minutos después, Velázquez fue echado del terreno de juego.
La historia no cambió mucho y Siboldi le ganó la partida a Cristante, que sufrió junto con sus amados Diablos Rojos, quedarse en la orilla en los dos torneos que disputó este semestre, ya que la Copa le fue arrebatada por los Rayos del Necaxa, y la liga la perdieron frente a los Santos de la Comarca Lagunera.
Sexta estrella para los Guerreros, que se confirma como uno de los equipos más exitosos de los últimos 20 años. Como dato adicional, la última final de liga que habían ganado los choriceros, fue a los mismos Santos. De igual forma, es la tercera final que pierde el Toluca en año de elecciones presidenciales.