Una de las incógnitas más grandes para la temporada 2018-2019 es el desempeño que tengan los 49ers de San Francisco. Durante la temporada pasada a mitad del año, San Francisco consiguió robarse al heredero de Tom Brady y fichar al mariscal de campo Jimmy Garoppolo. Con su llegada, el equipo terminó con 5 triunfos consecutivos con el joven mariscal de campo al mando de la ofensiva por lo que se sacaron la lotería con Jimmy G. Ahora en el draft 2018 buscaron llenar de talento el equipo para conformar un gran roster que les permita inclusive pelear por el Super Bowl.
En la primera selección del Draft 2018, los 49ers se quedaron con el liniero ofensivo Mike McGlinchey, el será el encargado de formal la línea ofensiva que proteja a Garoppolo la siguiente temporada. El equipo piensa en mantener sano a Jimmy G para que sus aspiraciones sean altas durante la campaña. La clase 2018 fue completada por ocho jugadores más que fueron: Dante Pettis (WR), Fred Warner (LB), Tarvarius Moore (S), Kentavius Street (DE), D.J. Reed (CB9, Marcell Harris (S), Jullian Taylor (DT) y Richie James (WR).
Para completar las nuevas caras que intentarán ganarse un lugar dentro del roster de 53 jugadores para la próxima campaña, San Francisco les abrió las puertas a diez jugadores más desde la agencia libre, en su mayoría para apoyar a la ofensiva. Los elegidos fueron: Stacey Bedell (RB), Steven Dunbar (WR), Ross Dwelley (TE), Connor Wentz (TE), Jamar McGloster (OL), Alan Knott (C), Niles Scott (DT), Patrick Choudja (DE), Corey Griffin (CB) y Tavarus McFadden (CB).

¡Participa con tu opinión!