CDMX.- Sergio Mayer hace las sumas y las restas y acepta el resultado. En su aventura política, en la que busca una diputación federal por Morena para el Distrito 6 (Álvaro Obregón y Magdalena Contreras), pierde más de lo que gana.
“En lo económico, estoy dejando de ganar como productor, como actor. También pierdo en imagen, en credibilidad”, enumera el actor, productor y empresario al otro lado del teléfono.
Pero su familia, destaca, lo apoya. Sus hijos influyeron en su decisión de pasar de la indignación ciudadana ante la situación del país, a la acción. Pero lamenta que ellos saldrán salpicados en la campaña.
“Les dije antes de arrancar, cuando tomé la decisión, que vienen tiempos difíciles, porque entrar a la política es entrar a ligas mayores.
“Que íbamos a ser atacados, calumniados, difamados, que nos iban a inventar muchas cosas. Pero tengo una familia unida, comprometida, que nos apoyamos. Van conmigo”, sostiene.
De 51 años, Mayer lleva 36 de carrera artística. Se le recuerda en el grupo Garibaldi, en el musical Aventurera, en el show Sólo para Mujeres y en la película La Dictadura Perfecta.
Simpatizante de las ideas de la izquierda y del proyecto de Andrés Manuel López Obrador, recalca que buscar un puesto de elección popular no es ocurrencia, sino genuina convicción de ayudar. Tampoco, recuerda, es un improvisado.
“Hace unos años fui nombrado vocero de los Derechos de los Niños en el Senado. He participado en una serie de iniciativas que tienen que ver con los derechos de los niños, la mujer, con la igualdad de género, de los animales”.
Mayer asegura que fue él quien tocó las puertas de los partidos. Nadie, agrega, lo buscó por su popularidad. Y Morena le dio la oportunidad.
“Mi intención es hacer mi trabajo, que escuchen mis propuestas, mi participación. Si hubiera buscado un hueso, como dicen, hubiera buscado algo más cómodo, como una diputación plurinominal”.
Acepta opinar sobre temas polémicos, como la despenalización del aborto y de las drogas. Sobre el primer caso, está a favor de que las mujeres sean las únicas que decidan.
“(Con el tema de las drogas), California está generando 7 mil millones de dólares de venta de marihuana y en México nos estamos matando. Me parece la cosa más estúpida que puede haber”, enfatiza.
De las principales iniciativas que desea apoyar, señala el capitalino, está el combatir la corrupción.
“Que un servidor público que haya abusado de su poder o participado en corrupción sea inhabilitado de por vida. Que se acabe con el fuero. Que tengan castigos económicos ejemplares. Que haya una acción penal”, resalta.
Los ataques en su contra ya iniciaron, menciona. En redes se le ha dicho que no tiene licenciatura, pero él aclara que culminó Administración en la Universidad Iberoamericana. Cumple, dice, todos los requisitos para contender por la diputación.
“Tengo mi título. Los que quieran investigar, que investiguen”, concluyó.
(Mario Abner Colina/Agencia Reforma)