Diego Martínez
Agencia Reforma

Tiene claro que no puede dejarles a los jueces la chamba y que tendrá que salir a buscar el nocaut desde la primera campanada.
El mexicano César Juárez quiere ser campeón del mundo, y para lograrlo deberá vencer hoy al invicto Isaac Dogboe, púgil africano que combatirá ante su gente en la Bukom Boxing Arena de Acra, capital de Ghana.
Ambos se disputan el cinturón vacante interino Supergallo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), en pleito que será sancionado por el réferi Tony Weeks y tendrá como jueces al sudafricano Deon Dwarte, al español Fernando Laguna y al italiano Matteo Montella.
“Sabemos que tenemos todo en contra. Estamos lejos, la gente, debemos salir a buscar el nocaut. No podemos esperar al trabajo de los jueces.
“He trabajado muy duro para lograr este sueño. Él (Dogboe) no quería pelear en otro lado más que en su casa y venimos hasta acá a enfrentarlo. Es un peleador que pega duro, pero también yo tengo lo mío y va a enfrentar a un mexicano”, expresó Juárez vía telefónica.
La última pelea de Juárez, de 26 años, fue en abril pasado, cuando noqueó en el tercero a Eugene Lagos en Tijuana, mientras que Dogboe apenas tuvo acción a finales de julio, cuando ganó por nocaut en seis a Javier Nicolas Chacón en la misma Acra.
Dogboe, de sólo 23 años, llega con marca de 17-0, 11 KO’s, y el mexicano con registro de 20-5, 15 KO’s.
Del pesaje no hubo problemas, pues César dio 121.4 libras, y el africano 121.6 libras.