Para producir una botella de agua se gastan grandes cantidades de agua: hasta seis o siete veces más de lo que hay dentro de la botella. Sin embargo, esas cifras pueden disminuir. Conoce cómo reducir tu huella hídrica.

Para producir 1 litro de agua embotellada la industria emplea un poco más de 3 litros de agua, para fabricar la botella de plástico y su tapa.

Aunado a ese panorama para llenar una botella de agua se utilizan hasta 7 veces más de agua de lo que hay dentro de la botella.

Disminuir el consumo de agua y causar menor impacto en el ambiente es indispensable.

De acuerdo a diferentes estudios, aproximadamente 50 mil millones de botellas de plástico se desechan al año. Este impacto también genera graves problemas en el ambiente contaminando océanos y playas.

Agua, vino gaseosas y bebidas blancas: las que más gastan agua

Las cantidades de agua utilizada son asombrosas. Por ejemplo, para producir una botella de un litro se emplean 1,39 litros de agua. Eso es menos que los promedios globales de un litro de refresco, que requiere 2.02 litros de agua. Un litro de cerveza, mientras tanto, necesita 4 litros de agua y el vino 4,74 litros. Por otro lado, las bebidas blancas utilizan 34,55 litros de agua por cada litro.

Sin bien las afirmaciones sobre la cantidad de agua necesaria para llenar una botella de agua pueden variar. En promedio se estima que durante el proceso de filtración para embotellar 1 litro de agua, se desperdician 2,33 litros de agua.

Lo cierto es que la cantidad de agua que se necesita para producir agua embotellada depende del proceso que se utiliza para garantizar que el agua sea segura para beber.

Tipos de agua embotellada

Si el agua se embotella directamente desde la fuente, se utiliza muy poca agua adicional.  Pero no sucede lo mismo si debe ser filtrada. En ese sentido, la cantidad requerida aumenta ya que  debe pasar por diferentes procesos que aseguran que esa agua es apta para el consumo.

El agua natural, por ejemplo, se obtiene de una fuente subterránea natural o perforada. El tratamiento para este tipo de agua incluye la eliminación de compuestos inestables como el manganeso de hierro y el azufre mediante decantación o filtración.

Por otro lado, el agua definida por el origen, por ejemplo de manantial,  que proviene fuentes naturales específicas, es mucho más pura y no necesita pasar por rigurosos procesos de filtración. Por eso, no se desperdicia tanta agua.

Bebbia, mucho más que agua pura

 No está en tus manos cambiar los procesos de la industria, pero sí puedes reducir tu huella hídrica. Para lograrlo contrata el servicio de bebbia.com. Esta novedosa propuesta instala equipos con los que puedes obtener agua purificada en tu hogar abonando una mensualidad.

Las ventajas son muchas: agua limpia y segura, con tan solo abrir la llave de tu hogar. Así que olvídate del agua embotellada. Con bebbia, obtienesagua purificada a domicilio sin gastar un peso en botellas de agua.