Francisco Esquivel Contreras 
Agencia Reforma

GUADALAJARA.- De una vez por todas, Pumas se sacudió una malaria de 36 años en Guadalajara.
Los felinos repitieron la dosis de la Copa MX y vencieron en Liga por primera vez desde 1982 a Chivas en su casa, luego de firmar un 2-1 ante los pupilos de José Cardozo.
A pesar de que el técnico rojiblanco le restó peso a la rivalidad con los auriazules, el duelo tuvo destellos de Clásico y se encendió apenas al minuto 6 con un golazo de Isaac Brizuela, quien aprovechó un balón botando dentro del área para mandarla a las redes.
Diez minutos después, Alan Mozo, que explotó como quiso la banda derecha, hizo un autopase y en la línea de fondo mandó un balón retrasado que Martín Rodríguez clavó incrustó en el arco de Gudiño para conseguir el empate.
Los decibeles en el estadio Akron bajaron tras la igualada de los universitarios, pues en la primera mitad, salvo un cabezazo de José Godínez desviado de forma milagrosa por Alfredo Saldívar, el tiempo transcurrió con el balón en el medio terreno.
El complemento se mantuvo en la misma temática hasta que Felipe Mora, luego de un servicio de Rodríguez, cabeceó el esférico con destino a portería rojiblanca, lo que sepultó la maldición de los felinos en la Perla Tapatía, en la que este semestre conquistó en tres duelos, uno ante Atlas y dos contra Chivas.
Pumas llegó a 22 unidades con las que superó a Rayados para quedarse en el cuarto sitio de la tabla.