Después de prepararse en el catecismo, Rodrigo Rodríguez Ponce fue merecedor a la primera comunión.
Por primera vez, Rodrigo recibió el Cuerpo y la Sangre de Cristo, a través de la hostia y el vino sacramental, al momento de postrarse frente a la imagen de la Virgen de Guadalupe en su hermoso Santuario, donde fue recibido por el padre Carlos Alberto García Zavala.
Presentes en la ceremonia estuvieron sus orgullosos papás: Óscar Rodríguez y Verónica Ponce, así como sus padrinos: Fernanda y Diego Lona, quienes se mostraron felices de haber sido invitados a fungir como tal en el especial acontecimiento en la vida de su nuevo ahijado.
Después de la ceremonia, los invitados de la familia Rodríguez Ponce, fueron cordialmente recibidos en el salón Quinta Magnolias del Gran Hotel Alameda, que lució fantástica decoración estilo náutico, además hubo una gran pista de go-karts para los chiquitines.