Por FRANCISCO VARGAS M.
Enviado Especial (Crónica y Fotos)

CDMX.- A pesar de no haber corte de apéndices, interesante resultó la Cuarta Novillada sin Picadores de la Temporada Chica 2017 “Soñadores de Gloria, Duelos Taurinos”; en la cual el joven aguascalentense Roberto Román perdió la oreja de su segundo por fallar con el acero, pudiendo haber tocado pelo también Jaime Hernández de ser certero con la espada por aceptable faena; mientras que en lo que toca a la materia prima los novillos-toros quinto y sexto de la ganadería de D´Guadiana recibieron palmas en el arrastre, destacando también primero y cuarto. Por su parte Eduardo Domínguez pasaportó el quinto y Sebastián Soriano resultó con lesión aparentemente en el empeine, escuchando los tres avisos, mismos que sonaron en repetidas ocasiones a lo largo de toda la tarde.
Con clima fresco y variante en la mayoría del festejo y menos de un cuarto de entrada se jugaron novillos-toros de la dehesa zacatecana D´Guadiana; propiedad del ingeniero Armando Guadiana Tijerina, correctos de presentación y manejables en su conjunto destacando primero, cuarto y sobre todo quinto y sexto que recibieron palmas en el arrastre. Primero noble sin complicaciones, segundo con fuerza medida; tercero corto y soso; cuarto bravo con transmisión; quinto con clase y buen estilo palmas en el arrastre; sexto noble de embestidas suaves y con fijeza.
EDUARDO DOMÍNGUEZ (Champaña y Oro)
“Ahí les voy”, de hinojos lo recibió a porta-gayola siguiendo con verónicas y gaoneras. En su turno Jaime Hernández quitó por el mismo lance de manera ajustada, respondiendo Domínguez por saltilleras siendo prendido sin consecuencias. En banderillas sufre susto Roberto al hacer un quite al banderillero quien fue arropado sin consecuencias. Por alto comenzó su trasteo y una primera tanda por el derecho para ir fijando al astado que iba un tanto rebrincado por la falta de un puyazo más. Molestado por el viento siguió con series por ambos lados con voluntad y entrega, sacando buenos pases sueltos cuando se puso en la distancia correcta. Dos pinchazos hondos, varios golpes de descabello, dos avisos para retirarse en silencio.
Como lo apuntamos se enfrentó al quinto de nombre “Moreno” número 99 con 398 kilos, siendo lo más aceptable con capa su quite por tafalleras. Comenzó con un pase cambiado por la espalda y dos buenos derechazos siendo desarmado. Prosiguió por el derecho siendo mejor su remate de cambio de mano por delante. Teniendo el premio mayor para cobrarlo por la calidad del novillo, siguió con mano diestra sacando derechazos la mayoría carente de temple, naturales ayudados sin acoplarse, haciendo lo propio en dos de ellos. Más pases sin tomarle la distancia al estupendo astado, viniendo bernadinas dejando en la suerte suprema dos pinchazos hondos, dos golpes y un aviso para silencio, mientras que el astado palmas en el arrastre.
JAIME HERNÁNDEZ (Azul Turquesa y Oro)
“El Peje” lo lanceó a la verónica siendo molestado por el viento. Roberto Román quitó por tafalleras y caleserinas, respondiendo el también aguascalentense por saltilleras. Por abajo comenzó su labor claudicando el astado que dejó ver su fuerza no sobrada. Derechazos sin exigirle al burel que tuvo docilidad pero que llevó la cara a media altura. Naturales de buena factura y más por el derecho siendo también molestado por el viento, estando en todo momento con gran disposición haciendo su trasteo con estructura. Manoletinas rodilla en tierra siendo recriminado por un sector del público, siendo prendido sin pasar a mayores. Dos pinchazos y estocada entera atravesada, para un aviso y palmas.
ROBERTO ROMÁN (Nazareno y Oro)
Con “Triunfador” desde que se desprendió del burladero de matadores puso toda la carne al asador al recibirlo con una larga cambiada por izquierdo chicuelinas y tafalleras, continuando con “El Imposible”. Pronto recibió respuesta por parte de Sebastián Soriano al tomar su turno y quitar por chicuelinas. Al momento de querer hacer su quite Roberto sufrió un fuerte arropón rompiéndole el pitón el punto de la taleguilla. Ya con sarga le puso mucho valor sacando pases por demás meritorios algunos de ellos buenos cuando corrió la mano y se confió el joven acalitano quien no se escapó de ser molestado por las ráfagas de viento. El novillo empezó a quedarse cortó y soseando, estando en el mismo tenor de voluntad Roberto quien recibió palmas de aliento por parte del cotarro. Terminó con pases por alto dejando más de media tendida, cuatro golpes de descabello, y estocada recibiendo dos avisos y ovación que agradeció en el tercio.
Con el cierra festejo, “Voy 18”, herrado con el número 90 con 419 kilos, mismo que fue recibido con palmas lo saludó con tafalleras, rematando con media verónica; desmonterándose García por estar lucido en banderillas. Brindó a sus señores padres comenzando su buena faena por bajo, hilvanando una buena tanda por el derecho que sacó los “oles” del público. Sigue por el izquierdo trazando pases suaves al noble y fijo burel. En la tercera tanda es desarmado prosiguiendo con naturales adornándose con el afarolado. Más pases lucidos por el derecho lentos y con cadencia, manoletinas concluyendo con naturales con mucha despaciosidad sin faltar el adorno del desdén. Se entregó en la suerte de matar dejando estocada entera dos golpes de descabello, estocada entera, dos avisos y palmas tanto para al novillero como al astado en el arrastre.
SEBASTIÁN SORIANO (Grana y Azabache)
Se enfrentó a “Serénense” al que recibió rodillas en tierra en el centro del ruedo, bregando para fijarlo cerrando con media. Siguiendo con más lances con variedad. En su quite Eduardo Domínguez intentó lancear por chicuelitas, cubriendo el segundo tercio, siendo sus mejores pares segundo y tercero al violín por lo que recibió ovación. Brindis a su padre y madre iniciando con doblones logrando un buen trincherazo. Otra vez el viento hizo acto de presencia viniendo tandas por el derecho donde logró aceptables pases siendo descubierto por el aire siendo prendido. Continuó con esa misma entrega siendo levantado de nueva cuenta cuando intentó dar un pase por la espalda. Maltrecho y adolorido con un fuerte golpe en la pierna izquierda y empeine, siguió escuchando un aviso antes de hacer el primer viaje, colocando una estocada entera, varios golpes de descabello recibiendo segundo y tercer aviso; siendo llevado a la enfermería antes de ser ovacionado.
([email protected])

¡Participa con tu opinión!